Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 13 de junio de 2016

Una oración de sanación y liberación a San Antonio de Padua






Oh adorado San Antonio, el más gentil y amable de los Santos, por tu ardiente amor a Dios, tu excelsa virtud, y tu gran caridad hacia sus semejantes, te hicieron merecedor de poseer gran poderes milagrosos aquí en la tierra como no le fueron otorgados a ningún otro santo.
Los milagros aguardan en tu palabra, y esa palabra que está siempre dispuesta a pedir, a petición de los que atraviesan problemas y circunstancias difíciles.
La oración ansiosa de la amarga prueba nunca fue dirigida a ti en vano. A los enfermos les devolviste la salud; restauraste a todos los que algo se les había perdido; a los afectados por el dolor fueron objetos de tu tierna compasión; hasta los muertos elevaste a la vida cuando el corazón herido clamaba a ti desde el fondo de su amarga angustia.
Animado por este pensamiento, y convencido de la eficacia de tu santa intercesión, me arrodillo ante tu imagen santa y lleno de confianza, te imploro que me alcances la gracia de ...

(aquí mencionar el pedido).

La respuesta a esta oración puede requerir un milagro. Aun así, ¿no eres tú el Santo de los Milagros?
San Antonio amado, ven y ayúdame a sanar las heridas que han permanecido como causa de mis dolores no superados. Alivia mi corazón de este peso y sánalo del resentimiento que ha anidado dentro de mí
Oh gentil y amoroso San Antonio de Padua, cuyo corazón está siempre lleno de compasión humana, susurra mi humilde oración a los oídos del Niño Jesús, quien amaba quedarse en tus brazos.
Ven y libérame de toda carga emocional que me mantiene atado a un mundo lleno de dolor y frustración. Ven y libérame de toda pesadumbres y falta de ánimo para actuar con decisión.
Líbrame, Oh querido San Antonio, de las trampas mortales de mis enemigos y de las asechanzas del mal que rondan cuando me siento sin esperanzas.

Una palabra tuya y sé que lo que pido en mi oración será concedido. En el nombre poderoso de Nuestro Señor Jesucristo te lo imploro.
Amén.
Rezar el Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...