Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 4 de junio de 2016

Si sientes que encuentras paz al tomar tu rosario



Santa Matilde rezaba a la gloriosa Virgen María que  se dignara asistirla con su presencia en su última hora,  cuando la Virgen le respondió: "Te lo prometo, pero si rezas tres avemarías cada día.

En la  primera te dirigirás a Dios Padre, que ha exaltado mi alma para darme un rango en el cielo y en la tierra, y le pedirás que yo esté presente en el momento de tu muerte para reconfortarte y alejar  toda presencia adversa.

En la segunda te dirigirás al Hijo de Dios, que, en su sabiduría insondable, me dotó de tal plenitud de conocimiento y de inteligencia que gozo por la Santísima Trinidad, de un conocimiento superior al de todos los demás santos. Le pedirás también que llene tu alma, en la hora de tu muerte, de la luz de la fe y la ciencia, y que puedas ser resguardado de toda ignorancia y error.

Con la tercera te dirigirás al Espíritu Santo, que me inunda con su amor y le pides que esté presente en el momento de tu muerte, para derramar sobre tu alma la mansedumbre del amor divino. Así podrás superar el dolor y la amargura de la muerte, hasta el punto de verla  cambiarse en dulzura  y alegrías. "


Santa Matilde de Hackeborn (1241-1248)  En Le Livre de la Grâce spéciale, 1° partie, ch. XLVII, Tours, Mame, 1921.  Las tres "Avemarías" (en francés).


es.mariedenazareth.com

1 comentario:

  1. Recemos pues las 3 Avemarías. Con frecuencia lo hago y en especial en situaciones difíciles. La Mamá del cielo siempre acude en nuestro auxilio. Un saludo fraterno, Magda

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...