Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 9 de septiembre de 2014

¡Tengo tanto miedo, Señor!

De invertir tiempo, ideas y sudor,
esfuerzo e ilusión, y como respuesta
encontrar sólo el vacío o la incomprensión.
¿Por qué me has dado tanto, Jesús?
Con menos talentos divinos,
se vive la vida más fácilmente y mejor.
Con más comodidad y sin tantos riesgos.

¡Tengo tanto miedo, Señor!
De no estar a la altura que Tú me marcas,
de no dar la talla en el campo de batalla:
en la familia, o en el trabajo,
en la enfermedad o en la salud,
en la palabra o en la obra.

¡Tengo tanto miedo, Señor!
De gastar por el camino lo que Tú me has dado,
aquello que pienso que es mío y no tuyo.
De quemarme por brindarme y ofrecerme,
o cansarme de sembrar sin recoger nada a cambio.

¡Tengo tanto miedo, Señor!
De que regreses y, tu fortuna, la encuentres mal empleada:
por mi falta de valentía o audacia,
por mi cobardía o desinterés,
por mi timidez o mi falta de seguridad.

¡Cuánto miedo tengo, Señor!
De no invertir mi vida como, Tú en la cruz, lo hiciste:
con silencio, grandeza y dolor,
con perdón, humildad y sacrificio,
con fe, esperanza o misericordia.

¡Cuánto miedo tengo, Señor!
De mirarme a mí mismo,
y viendo lo mucho que me has dado,
creer que no merece la pena arriesgarlo todo:
por Dios y por el hombre,
por la Iglesia y por el mundo,
por mis hermanos y por mí mismo.

¡Cuánto miedo tengo, Señor!
Que vengas… y me pilles con el pie cambiado,
lejos de tus caminos y, con mis talentos,
sin  haberlos utilizado a fondo.

P. Javier Leoz




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...