Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 10 de septiembre de 2014

No soy perfecto, gracias Señor



Quise imaginar lo que sería mi vida siendo un ser perfecto: sin tristezas, sin vacíos, sin necesidad de amar y sentirme amado, teniendo todo a la mano, para alcanzarlo sin el más mínimo esfuerzo, siendo poseedor de una imagen y figura
perfecta ante los ojos de los demás; sintiendo el poder en mis manos... (después de todo eso es lo que anhelan y sueñan los seres humanos)... Y después de imaginar lo que sería mi vida así, no fue un sueño, sino una pesadilla de la cual inmediatamente quise despertar... Corrí al espejo y al contemplar mi imagen dije con voz de alivio: ¡No Soy perfecto, gracias Señor!.

Si no me equivocara jamás, tal vez no podría entender los errores que también cometen los demás, viviría juzgándolos, y me quedaría solo, porque no encontraría a nadie que me pudiera igualar.

Si mi imagen y figura fueran perfectas para la humanidad, nadie sabría quién realmente soy, me buscarían por mi apariencia, verían en mí solo lo material; tal vez me convertiría en esclavo del cuerpo y de lo superficial, queriendo encontrar la fórmula de la eterna juventud, para no envejecer jamás, viviendo una vida superficial. En el espejo no vería más que mi figura, no sabría quién soy en realidad... Prefiero ser pequeño, estar seguro de que los que me quieren me conocen en verdad.

Si no tuviera vacíos, no tendría necesidad de amar y sentirme amado, y sería una persona indiferente; eso me aterra. No quiero pensar lo que es vivir sin amor; sin experimentar esa necesidad de ser amado y los enormes deseos de dar amor... Ese es el motor de nuestra existencia, si por ello mismo nos creó Dios.

No soy perfecto y le doy gracias a Dios, porque mi imperfección le da sentido a mi vida, me invita a ser cada día mejor. Gracias Dios, por mi imperfección. Pon en mí sólo el toque de tu perfección: "El Amor". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...