Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 15 de diciembre de 2014

¿Por qué tengo que estar alegre?




Entre otras cosas, porque sé, Señor
que Tú llegas por mí y para mí.
Porque ves el vacío que existe en el hombre
si Tú no estás dentro.

¿Por qué tengo que estar alegre?
Porque soy consciente, Señor,
que la llegada de un amigo
altera la vida de una familia,
el orden al que estamos acostumbrados.

¿Por qué tengo que estar alegre?
Porque, ante las calamidades, Señor,
no es bueno acobardarse,
no es sensato reprimirse,
no es cristiano acomplejarse:
hay que sonreír, incluso, en la aflicción.

¿Por qué tengo que estar alegre?
Alegre por tu llegada, Señor.
Alegre por tu  Nacimiento, Señor.
Alegre porque, Tú, me das la fuerza.
Alegre porque vienes a levantarme.
Alegre porque mi ALEGRÍA eres Tú.
Alegre porque mi ILUSIÓN eres Tú.

¿Por qué tengo que estar alegre?
Porque al final de la oscuridad brillas Tú, Señor.
Porque en los problemas socorre tu mano, Señor.
Porque en las dudas, envías certezas.
Porque en la soledad, eres eterna compañía.
Porque vienes, y si vienes, es para estar conmigo.

¿Por qué tengo que estar alegre?
Porque, sin alegría, algo faltará en mi corazón.
Porque, sin alegría, puede que pases de largo, Señor.
Porque, sin alegría, la vida no es vida.
Porque, sin alegría, falta la luz a cada uno de mis días.
Porque, sin alegría, ¿puedo acogerte en mi casa, Señor?

¿Por qué tengo que estar alegre?
Simplemente porque al tenerte, Señor,
no siento otra cosa en  mí sino la ALEGRÍA.
Tú, Señor, tu Nacimiento y tu llegada,
es la causa de mi gozo,
la música de mi alma,
la alegría de mi cara.
¡Gracias, Señor!
¡Tú eres la causa de mi felicidad!

P. Javier Leoz

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...