Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 15 de septiembre de 2011

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES




La Santísima Virgen María manifestó a Santa Brígida (1302-1373) que concedía siete gracias a quienes diariamente le honrasen considerando sus lágrimas y dolores y rezando siete Avemarías:

1.Pondré paz en sus familias.
2.Serán iluminados en los Divinos Misterios.
3.Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.
4.Les daré cuanto me pidan, con tal que no se oponga a la voluntad adorable de mi Hijo y a la santificación de sus almas.
5.Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos los instantes de su vida.
6.Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.
7.He conseguido de mi Divino Hijo que las almas que propaguen esta devoción a mis lágrimas y dolores sean trasladadas de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos su consolación y alegría.
 
"Mis queridos hermanos y hermanas: Junto a vosotros está siempre Santa María, como estuvo al pie de la Cruz de Jesús. Acudid a Ella exponiéndole vuestros dolores. La mano y la mirada maternales de la Virgen os aliviará y consolará, como sólo Ella sabe hacerlo. Cuando recéis el Santo Rosario, poned especial acento en aquella invocación de la letanía: "Salud de los enfermos, ruega por nosotros". " (Juan Pablo II .Conclusión del Discurso a los enfermos. Catedral de Córdoba (Argentina) . Miércoles 8 de abril de 1987).
Pidamos a la María Santísima, en su advocación de Virgen de los Dolores, que alimente en nosotros la firmeza de la fe y el ardor de la caridad, de forma que llevemos con valor nuestra cruz cada día y así participemos eficazmente en la obra de la redención. 


BENDICIONES!!!

Fuente:mariamediadora.com

3 comentarios:

  1. NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES
    RUEGA POR NOSOTR@S.

    Mi querida Magda me encantó leerte. Te cuento que mi madre de 82 añitos está enfermita así que le rezaré a nuestra Señora de los Dolores por la salud de mamá, y la salud de todos los que estan abandonados en los hospitales y centros de salud.
    Besos y abrazos amiga querida.

    ResponderEliminar
  2. Alicia la tendré presente en mis oraciones a tu mami...Abrazos!


    Gracias Rosa... Abrazos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...