Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 26 de septiembre de 2011

Verdades olvidadas




Dios está en todas partes. 

Dios está en todas partes, ésta es una consoladora verdad que nos debería llenar de alegría y de confianza. Como también sería una advertencia para los pecadores, que creen poder esconderse de Dios para pecar.
A veces nos parece que Dios nos ha abandonado y sentimos que no está a nuestro lado. Es algo semejante a lo que le sucedió a Jesús en la Cruz, cuando exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.
Y entonces ese es el momento de hacer dos cosas. Primero mirar en nuestro interior si con el pecado lo hemos contristado a Dios y así lo hemos alejado sensiblemente de nuestro lado. Si es así, pidámosle entonces perdón y como María cuando buscó a Jesús niño en el Templo, vayamos al templo, a la iglesia y confesémonos con el sacerdote para volver a gustar la presencia sensible de Dios.
Pero si no hemos cometido pecado grave y tampoco sentimos a Dios, entonces debemos saber que Dios hace esto porque nos quiere acostumbrar a hacernos adultos en la fe. Porque los caramelos son para los niños, y Dios, actuando así, es como que nos quita los caramelos, los gustos de su presencia sensible, para que vivamos de fe pura.
En cualquier caso, sepamos que Dios está a nuestro lado, que Él está en todas partes, y que podemos sentirlo o no, pero Él está igualmente.
Que su presencia en todas partes sea también un freno para pecar, sabiendo que Él ve todo, incluso nuestros pensamientos, y llevará a juicio todas nuestras acciones y pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...