Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 11 de marzo de 2017

Mensaje sobre la oración



Arma poderosa.
17-4-84 112

A vosotros los que estáis extraviados os digo sólo creed en el Señor. Creyendo y orando estaréis a salvo de cualquier tentación, la fe y la oración son armas poderosas que pone Jesús al alcance vuestro, no debéis hacer nada que no sea bien visto a los ojos del Señor. 

Gloria al Altísimo.
(Mensaje de María del Rosario de San Nicolás)

Comentario:

La Santísima Virgen nos dice en este mensaje que la oración es un arma poderosa que el Señor pone al alcance de nuestra mano.

Si no rezamos, quedamos desarmados frente a un enemigo formidable, que quiere nuestra ruina temporal y eterna, material y espiritual, que nos odia con furor y que intenta todo para perdernos en el tiempo y en la eternidad. Por eso es necesario que nos defendamos y pasemos al contraataque con la oración, que es arma y también escudo, y no sólo para nosotros mismos, sino también para todos nuestros seres queridos y para quienes rezamos.

El que ora es omnipotente, porque Dios escucha al que reza y concede innumerables gracias. Y si a veces no concede lo que le pedimos, Dios siempre nos da lo necesario y lo que nos conviene.

¡Pobrecito quien no reza!, pues ya lo ha dicho San Alfonso María de Ligorio: “El que reza se salva, y el que no reza se condena”.

Tenemos enemigos. Estamos en medio de una batalla que nos concierne a nosotros mismos, porque lo que está en juego es nuestra propia alma, nuestro destino eterno, y no podremos salir vencedores sin la ayuda de Dios, que Él ha prometido a los que se la pidan por medio de la oración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...