Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 15 de marzo de 2017

Cuidemos la paz.




El demonio, si no puede hacernos caer en pecado, al menos trata de robarnos la paz: la paz del alma, la paz en la familia, en la sociedad, en el mundo. No le demos el gusto al Maligno, sino cuidemos nuestra paz, la paz interior y también la paz exterior, con nuestros prójimos. 

Pero también es cierto que no podremos tener verdadera paz del alma si no estamos reconciliados con Dios, pues la paz con nosotros mismos brota de un corazón y un alma que están en gracia de Dios en amistad y en paz con el Señor.

Cuidemos nuestra paz porque es un don de Dios que necesitamos para vivir tranquilos y felices, y que el mundo de hoy busca destruir. Así con los hechos desastrosos que se suceden, las malas noticias, las catástrofes y sufrimientos de todo tipo, que vemos en los noticieros o que nos toca vivirlos y experimentarlos en carne propia, nos quieren quitar la paz, y muchas veces lo logran.

Tenemos que aprender a conservar la paz aún en medio de las adversidades, pues en definitiva sabemos que Dios existe y que gobierna todas las cosas con su admirable providencia. De modo que si Él ha permitido algo, por más doloroso y “malo” que fuera, es por sus sapientísimos fines que lo ha permitido, y no lo hubiera permitido jamás si no supiera Él sacar bienes de todos esos males.

De modo que si creemos en Dios, tenemos que poner en práctica nuestra fe, porque muchas veces decimos creer en Dios pero no creemos que Él gobierne absolutamente todas las cosas.

Conservemos la paz en nuestra alma y en nuestros pensamientos, porque como dicen los sabios: “la imaginación es la loca de la casa”, y no es de extrañar que divagando en pensamientos y elucubraciones, perdamos la quietud del alma, la paz, la tranquilidad, haciéndonos así terreno propenso para las tentaciones, para que el demonio actúe en nuestras vidas.

Busquemos la paz interior, también la paz exterior, porque Dios es el Rey de la Paz y da su paz a sus hijos. Anhelemos esa paz sobrenatural, y hagamos lo posible por conservar la paz del corazón no dejando volar la imaginación, y no dudando de la providencia y bondad de Dios, que todo lo gobierna para bien.
Como dice el dicho popular: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Y efectivamente cuando el río de nuestra alma está revuelto, inquieto, es el momento oportuno para la pesca del demonio, que echa sus redes en nuestro interior, y no pocas veces nos engatusa y vence. No le demos el gusto. Vivamos en paz, confiando en Dios, pues la confianza absoluta en Dios es el gran secreto de la paz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...