Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 25 de febrero de 2017

María viene con nosotros.



María Madre Misericordiosa

Cuando vamos a visitar a un enfermo, María viene con nosotros, porque en el enfermo está Cristo, su Hijo bendito, y Ella no puede menos de acompañarnos para aliviar a Jesús en ese hermano.

¿Y no vamos a hacer todo lo posible por visitar a nuestros amigos y parientes que están enfermos, para llevarles, junto con nuestra presencia, la presencia de la Reina del Cielo? Porque donde entra María, sale automáticamente el demonio, ya que ambos no pueden estar en el mismo lugar.


Llevemos a María con nosotros a visitar tantos hospitales y geriátricos donde los enfermos están tristes y solos, sin nadie que les lleve una luz de esperanza. 

Llevémosles una estampita de María, una medalla suya o una estatuilla, dándoles a entender que no están solos, que hay una Madre en el Cielo, y aquí en la tierra, que está constantemente al lado de su lecho de dolor, y los cuida amorosamente; y aunque se sientan solos y lo estén materialmente, jamás están solos en lo espiritual, porque la Virgen no los deja ni de noche ni de día, hasta que los acune en su regazo en la hora de la muerte, y se duerman dichosos en esta vida para despertar felices en el Paraíso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...