Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 16 de julio de 2015

Contigo, Virgen del Carmen




Es fácil surcar los mares de la desesperanza,
porque Tú pones al fondo horizontes  ciertos.
Es posible creer en un más allá,
porque, tu imagen, nos empuja a la divinidad.
La fe, aún con dudas e interrogantes,
se convierte en un “SÍ” como el tuyo en Nazaret.

Contigo, Virgen del Carmen.
La barca de la Iglesia avanza y no se detiene,
los pies caminan a pesar de los tropiezos.
Los ojos miran aún a riesgo de no ver nada.
El corazón ama sin esperar nada  a cambio.

Contigo, Virgen del Carmen.
La oscuridad es iluminada por tu presencia,
una presencia, que en obediencia,
es maternal, cercana, comprometida y afable.
Sabemos, Virgen del mar,
que Tú empujas nuestra débil navegación,
que Tú colocas en nuestras manos
los remos de la alegría, la esperanza y la caridad.
Sabemos, Estrella del mar,
que cuando creemos hundirnos en mil miserias,
Tú, de nuevo, nos sostienes,
porque, Tú, eres salvavidas de los que en Ti confían.
¡Cómo no darte gracias,
faro en el alta mar de nuestra vida!
Tú, en medio de la tormenta, eres voz que calma.
Tú, en medio de la oscuridad, eres luz.
Tú, en medio de la incertidumbre, eres verdad.
Tú, en medio del caos, eres respuesta.
Tú, en medio de las olas, eres mano tendida

Contigo, Virgen del Carmen.
Nos sentimos marineros de Cristo,
bregando con los remos de la fe y de la esperanza,
dirigiéndonos con la brújula del Evangelio,
y alertándonos con la sirena de la eternidad.
Amén.



P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...