Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 4 de abril de 2015

¿Por qué llora la Virgen?


La Virgen llora porque gran parte del mundo se está perdiendo. Son muchas las almas que se condenan al infierno eterno, porque no hay nadie que rece y se sacrifique por ellas.

La Virgen llora porque los hombres no escuchan la voz de Dios y caminan inconscientes hacia un castigo más grande que el Diluvio.

La Virgen llora porque son millones los niños matados en el seno de sus madres por el aborto.

Los dolores de la Virgen en estos tiempos, son lo que Ella revelara a Gladys Quiroga de Motta en San Nicolás, Argentina:

15-09-89 (fiesta de Ntra. Señora de los Dolores)
“Hija mía, en estos días, son Mis Dolores:
el rechazo hacia Mi Hijo,
el ateísmo,
la falta de caridad,
los niños que no nacen,
la incomprensión en las familias,
el gran egoísmo de muchos hijos en el mundo,
los corazones aún cerrados al Amor de esta Madre...”

La Virgen llora para conmover el corazón de sus hijos, y es por ello que en muchas partes hay imágenes de María que lloran incluso lágrimas de sangre, para hacernos comprender la gravedad de los momentos actuales.

La Virgen llora porque, si bien Ella está ya gloriosa en el Cielo y no puede padecer corporalmente, sí en cambio sigue sufriendo moral y espiritualmente ahora, y es por eso que María realmente llora actualmente por lo descarriado que va el mundo.

¿Qué hijo puede ser insensible al ver llorar a su madre?

Y sin embargo en el mundo hoy hay muchísimos hombres que no prestan atención a las lágrimas de María.

Si no nos compadecemos de las lágrimas de la Virgen, entonces un día derramaremos lágrimas nosotros, pero ya será tarde, porque en aquel lugar de tormento, el infierno, habrá llanto y rechinar de dientes.


El hijo que hace llorar a su madre, es un mal hijo. Ojalá nosotros no estemos siendo, con nuestros pecados, causa del llanto de la Virgen, nuestra Madre del Cielo.


1 comentario:

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...