Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 2 de febrero de 2015

¡Háblame con autoridad, mi Señor!



Para que, los tantos demonios que habitan en mí,
se dobleguen ante la fuerza de tu verdad.
Y la frescura de tu mensaje,
nuevo e interpelante, comprometido y valiente,
me hagan comprender que no existe
otro camino, para llegar hasta Ti,
que el de la sinceridad,
el de creer y vivir lo que uno dice.

¡Habla con autoridad, mi Señor!
Y vea yo que, tus labios, se mueven
con la fuerza poderosa de un Dios
que, por hacerte siervo de su causa,
habla a través de Ti, bendice con tus manos,
mira con tus ojos, ama con tu corazón.

¡Habla con autoridad, mi Señor!
Pues, en medio de tanta palabra vacía,
necesito de alguna que me dé seguridad,
claridad en el horizonte, firmeza
en mis convicciones, convencimiento
para seguirte.

¡Habla con autoridad, mi Señor!
Pues bien lo sabes que necesito
una palabra salvadora,
una fuerza que me reanime de mis males,
una luz que me saque de mis noches,
un mandato que se imponga y venza,
sobre lo que me impide ser libre
para ponerme a tus pies y poder servirte.

¡Habla con autoridad, mi Señor!
Pues sabes que soy débil en el camino,
y que otros dioses intentan
convertirse en dueños de mi destino.
Amén.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...