Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 9 de junio de 2014

Motivos de alegría para todo cristiano



Si Dios ha pensado en mí desde el principio,
hasta el punto de no tener a menos el hacerse
igual a mí, es que debo convencerme más
de que algo importante soy a los ojos de Dios,
a pesar de mi insignificancia ante los hombres.
Y esto no puede menos de ser un motivo de alegría

El cristiano convencido tiene que saber
que no se siente solo: en su caminar por la vida
tropieza con muchos rostros familiares
y muchos corazones abiertos,
aparte de los hostiles e indiferentes.
Esta protección, sabe que no le faltará
ante los problemas de la vida.
Esta presencia da fuerza y energía
en todo momento y es motivo de alegría.

El cristiano sabe que el caminar de la vida,
por tenebroso que se presente, vislumbrará,
tarde o temprano, la luz del final de este túnel,
porque sabe a dónde va y por dónde camina,
y por eso se siente libre, y el libre no tiene miedo
de sentirse perdido: vive confiado de sentirse
bien orientado. Y este es otro motivo de alegría

El cristiano sabe que en los acontecimientos
de su vida no hay absurdos ni vacíos.
Todo está cargado de sentido y de misterio,
y sabe que a través de ellos hay Alguien
que trasmite un mensaje; a veces indescifrable
de momento, y siempre consciente de que
el mensaje no es de un necio o malvado,
o de la fatalidad. Y esto da paz y alegría

A pesar de sus limitaciones e insatisfacciones,
el cristiano tiene que saber que ya se encuentra
"salvado", y que sus insatisfacciones y limitaciones
manifiestan una buena dirección hacia la meta
soñada, hacia la salvación plena y definitiva.
Y según va avanzando, va creciendo el gozo
y la esperanza; esta esperanza le capacita
para superar la angustia de la temporalidad.
La meta definitiva no es la vejez y la muerte,
es la vida y la resurrección.

El cristiano alegre sabe compartir las penas
y los gozos de los demás, e incluso,
en ese compartir el dolor, ya hay gozo y satisfacción
La alegría cristiana no es cuestión temperamental,
o receta psicológica, o terapia vitalista,
o recurso social, " es paz de Dios
que sobrepasa todo juicio y puede guardar
el corazón", es fruto del Espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...