Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 28 de septiembre de 2013

Ella era virgen no sólo del cuerpo sino también del espíritu


 
¿Hay alguien más noble que la madre de Dios? ¿Alguien más espléndido que ella que ha escogido el esplendor? ¿Alguien más casto que  ella que ha engendrado  sin ninguna huella del pecado?

¿Y qué diríamos de sus otras virtudes? Ella era virgen, no sólo de cuerpo sino también de alma, ella  en quien nunca las artimañas del pecado alteraron su pureza: humilde de corazón, reflexiva en sus expresiones, prudente, parca de palabra, ávida de lectura, forjó su esperanza no en la incertidumbre de sus riquezas sino en la oración de los pobres, entregada al trabajo, reservada, asumió como juez de su alma no al hombre sino a Dios, sin herir jamás a nadie, atenta con los demás, llena de respeto por los ancianos, sin celos ante los de su edad, huía de la jactancia, oía a la razón, amaba la virtud. 
 
San Ambrosio (339-397)
Fragmento: De Virginibus,
dedicado en 377 a su hermana religiosa Marcelina, en Roma. PL., 16, col. 209  y siguientes
 
UN MINUTO CON MARIA
www.mariedenazareth.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...