Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 26 de noviembre de 2012

En el Año de la Fe

Prometo ante Ti, Jesús mi Rey,
que deseo firmemente seas las ruedas
de mi caminar y de mi ser.
Que, frente a otros dioses que intentan
colarse en mi vida, no pretendo otra cosa sino que,
Tú mi Rey, seas mi centro.
 
¿Me ayudarás, Señor, a conocerte?
¡Tengo tanto miedo a que llegues y no te reconozca!
¡Tengo tanto temor a decir que “creo en Ti”
y no saber nada sobre Ti!
En este Año de la Fe, oh Señor y mi Rey,
haz que comprenda que tu eres la cabeza
de mi existencia que, sin Ti, la caridad
se queda a medio camino y, mi corazón,
abierto de vez en cuando.
 
Haz que, al acercarme a la fuente de tu Palabra,
el castillo de mis entrañas se haga más fuerte
y verdadero, más limpio y puro, más cristalino,
profundo, auténtico y cristiano.
Que, ningún otro rey, frente a Ti –gran Rey–
tenga mejor posada que la que Tú mereces.
Que, ningún otro rey, antes que Tú –gran Rey–
merezca adoración alguna.
 
En el Año de la Fe.
me consagro a Ti, oh mi Rey, como vasallo de tu Reino:
ayúdame a trabajar por él y a construirlo con tu Espíritu
Enséñame a escuchar y valorar las Escrituras de tu reinado.
Inspírame acierto en mis decisiones y proyectos
para que, cuando llegues –gran Rey–
me encuentres en la azotea de tu castillo:
vigilante y atento, despierto y con fe,
sin sueño, espabilado, ardiente y con esperanza.
Que cuando regreses, oh –mi gran Rey–
puedas decir de mí:
¡He aquí a un siervo bien dispuesto!
Amén.
 
P. Javier Leoz
celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...