Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 9 de junio de 2017

Seguir adelante.




“Persevera y triunfarás” dice el dicho popular. Y es cierto que quien persevera, siempre triunfa. Quizás no en el logro del objetivo, pero al menos ha logrado perseverar, y eso es muy importante.
 
Los demonios viven en el miedo, y quieren infundirnos miedo para que nos descorazonemos y dejemos las cosas que hemos emprendido. Ellos, los diablos, tienen miedo de que nos escapemos de sus manos y nos salvemos, y por eso nos meten miedo y nos pintan las cosas de manera muy negra.

Si bien a veces las cosas pueden ponerse difíciles o ser en sí mismas difíciles, tenemos que reconocer también allí la participación de los demonios que trabajan sobre nuestra imaginación, poniendo muy negro todo.

Pero es ahí donde debemos poner a trabajar nuestra fe en Dios, porque el Señor no se olvida de nosotros y de quienes amamos, y no hay nada imposible para Dios. Basta que nosotros creamos en Él, y que sigamos adelante en lo bueno que hemos emprendido, y adelante en la vida, aunque se ponga difícil, puesto que Dios no permitirá que seamos probados y tentados más allá de nuestras fuerzas y, con su ayuda divina, podremos sortear todos los obstáculos.
 
No nos descorazonemos ante las sugerencias diabólicas del Maligno, que quiere que nos acobardemos y dejemos de luchar, dejemos de andar y caminar, porque entonces sí que comenzaremos a ser derrotados, y el miedo se apoderará de nosotros.

Recordemos ese salmo tan hermoso de la Escritura que dice: “Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tu vara y tu bastón me infunden confianza”.

Sepamos que Dios está con nosotros y jamás puede permitir algo más allá de lo que Él quiere. “Nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre”, ha dicho Cristo. Siendo esto así, armémonos de coraje y avancemos por la vida sin miedo y con esperanza, porque el triunfo es de quienes perseveran y confían en Dios y en su ayuda. 

Aunque todo parezca perdido, aunque ya no haya más esperanzas, humanamente hablando, para Dios sí la hay, y para los hijos de Dios también la hay, porque el Señor cuida de nosotros, y si deja que a veces seamos heridos, Él mismo cura nuestras heridas con sus manos benditas y nos da ánimos para seguir adelante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...