Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 23 de octubre de 2015

¡Señor… que pueda ver!

 
Que sea consciente de las cegueras
que salen a mi encuentro.
Que esté dispuesto, siempre que haga falta,
a reconocer que el mejor oftalmólogo para mis ojos eres Tú;
que la escucha del Evangelio es la mejor receta,
la Eucaristía el colirium más saludable y certero;
la oración la mejor intervención quirúrgica
para saber hacia dónde y cómo mirar;
una iglesia la mejor consulta para la miopía.

¡Señor… que  pueda ver!
Es el mundo quien al borde del camino
necesita una palabra de aliento.
Es la humanidad arrogante y hedonista, pero vacía.
Es el ser humano que quiere y no puede
dirigirse en la dirección adecuada.
Es la tierra que en un afán de verlo
y entenderlo todo, se niega a la visión de Dios.
Es el grito de aquellos que queremos estrenar
“gafas nuevas” para andar por caminos
nuevos sin miedo a caernos.

Pedir lo imposible
Que no seamos como aquel hermano nuestro que,
no reconociendo la disminución en su vista,
al pasar por delante de una consulta médica
y confundiendo un árbol con un peatón le dijo:
“yo no necesito ningún oftalmólogo…
gracias a Dios veo muy bien”.
La FE, entre otras cosas, son los OJOS
para situarse ante las personas,
ante los acontecimientos de la vida,
ante nosotros mismos, ante las dificultades
o los éxitos con una dimensión más
profunda y verdadera: JESUS.
Que, como Bartimeo, pidamos a Dios incluso
lo imposible: la vista en medio de tanta oscuridad.
Pero, sobre todo, y que al igual que Bartimeo,
cuando abramos los ojos,
lo primero que veamos sea el rostro de Jesús.

¡Feliz Día del Señor! ¡Que veamos!

P. Javier Leoz

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...