Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 8 de octubre de 2015

Ayúdame, Señor, a mirar con respeto




Las cosas que existen a mí alrededor.
Las iniciativas que, otras personas,
las crean con esfuerzo y valor.

Ayúdame, Señor, a mirar con agrado.
A descubrir que, todo lo que hago, es inspiración tuya,
y, aquello que lo que los demás promueven,
puede ser signo de tu presencia.

Ayúdame, Señor, a mirar con amor:
A ir al fondo del tesoro más valioso.
A sentirme tan cerca de ti,
que, todo, lo estime poco comparado contigo.

Ayúdame, Señor, a expulsar de mi interior.
Los espíritus inmundos que me impiden vivir en paz conmigo mismo.
Ayúdame, Señor, a no apropiarme de tu nombre exclusivamente,
a dejar que, otros, puedan descubrirte,
y entrar por la gran puerta de tu salvación.
A reconocer que, otros, están en el camino del evangelio,
por sus obras y palabras.

Ayúdame, Señor, a no sentirme peor ni mejor que nadie.
A disfrutar de mi amistad contigo.
A no poner etiquetas de “estos son buenos” o “estos son malos”.

Ayúdame, Señor, a no encerrarme en mi pequeño mundo.
A abrirme, sin miedo ni complejos, a los que puedan
enseñarme tu recto camino.

Ayúdame, Señor, a no monopolizar mi trato contigo.
A valorar otras vertientes evangelizadoras que,
a mí, me puedan parecer estériles.

Ayúdame, Señor, a descubrir en todas ellas.
Los signos de tu presencia divina.

Ayúdame, en definitiva, Señor,
a no considerar que, lo mío, es lo único que vale
y, aquello que los demás  realizan, es despreciable.
Ayúdame, Señor.

P. Javier Leoz
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...