Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 7 de octubre de 2015

La festividad de « N. S. de la Victoria » pasa a ser la del « Santo Rosario »




La festividad de Nuestra Señora del Rosario fue instituida por el Papa San Pío V en la festividad de "Nuestra Señora de la Victoria" (1572) el primer domingo de octubre, en acción de gracias por la victoria de Lepanto, cuando a la entrada del Golfo de Corinto, la flota cristiana bajo el mando de Don Juan de Austria vence a la flota turca de Ali Pasha (7 octubre 1571).

El Papa Gregorio XIII, quien atribuyó la victoria de Lepanto a las procesiones hechas en Roma por las cofradías del Santo Rosario, cambió la fiesta de "Nuestra Señora de la Victoria" y la del "Santo Rosario" y la estableció el primer domingo de octubre (1573). Esta festividad entonces sólo fue obligatoria para las iglesias romanas que tenían una capilla o una cofradía del Santo Rosario.

El Papa Clemente XI extendió la festividad a la Iglesia universal (1716), que se celebra en la octava de la Asunción, tras la victoria de Peterwaradin que el príncipe Eugenio de Saboya había ganado a los turcos (5 de agosto 1716). León XIII agrega a las Letanías de Loreto la invocación "Reina del Santo Rosario". San Pío X fija la festividad el 7 de octubre (1913)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...