Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 10 de octubre de 2015

Cuando el santo Rosario preserva de las radiaciones atómicas (1)




El 6 de agosto de 1945 a las 2 h 45, el bombardero B 29 del "Enola Gay" despegó de Tinian (isla del archipiélago de las Islas Marianas) con la bomba atómica "Little Boy", diseñada para destruir la ciudad de Hiroshima en Japón.

A las 9 h 15, el comandante Thomas Ferebee, bombardero del Enola Gay, lanza la bomba nuclear. A lo largo de 500 kilómetros, los aviadores verán el hongo gigante, que en 2 minutos alcanzó 10. 000 m de altitud. En un radio de 3 km, 10. 000 edificios fueron destruidos por la explosión y 50. 000 por los incendios. Aún a 1.200 m del centro de la explosión, las víctimas murieron instantáneamente. Más allá la radiación hizo su parte, ya que los soldados japoneses encargados de recoger a las víctimas murieron en cuestión de semanas.

Durante la explosión, un grupo de misioneros jesuitas alemanes que vivían en Hiroshima, fervientes devotos del Rosario, se salvaron de toda contaminación radiactiva y de toda destrucción, estando su casa a 100 metros del centro de la explosión (zona cero). La casa típicamente japonesa en la que se encontraban también escapó a la destrucción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...