Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 29 de abril de 2012

¡Cuando más te necesito, Señor!


Te asomas, despertándome de mi  letargo cristiano

y me pones en guardia frente a tantas cosas
que debilitan y distorsionan mi amistad contigo.
Cuando más te necesito, Señor,
eres cayado en el que me  apoyo para sujetarme,
nunca caer y siempre levantarme.
 
Cuando, veo que mi nombre se  pierde en el abismo,
suena tu voz clara y nítida: ¡AMIGO!
Y, compruebo una y otra vez,
que eres Pastor que guarda  mis pensamientos en el día,
y hasta vela mis sueños entrada la noche.
 
Sí; Jesús.
Siempre surges en el momento oportuno.
Conoces mi vida como nadie
y, a pesar de estar tan  llena de briznas,
la pones sobre tus hombros,
para, una y otra vez, redimirla de sus pecados y dolencias.
Y es que, Tú, Señor,
como Pastor diligente, oportuno y puntual,
te haces el encontradizo cuando más te necesito.
 
Si, debilitado por mis esfuerzos,
pienso en el abandono,
me elevas sobre tus hombros,
me cubres con tus brazos,
y me rodeas con tus Palabras de liberación.
 
Si, paralizado por mis errores, miro al fracaso
susurras palabras de  consuelo a mis oídos:
¡Yo estaré contigo todos los días!
Y es que, Tú, Señor,
como Pastor que conoces mis  atajos y mis dudas,
te presentas cuando más te  necesito.
 
Si, confundido por mil ideas, temo desertar,
me confirmas en la fe verdadera: ¡YO SOY!
Si, añorando poder y riquezas,
dirijo mis ojos hacia el escaparate del mundo
me llevas ante el tesoro de  tu amor.
 
Y es que, Tú, Señor,
como Pastor, no quieres que, 
–aun siendo débil oveja–
me pierda y me vaya lejos de  tu rebaño.
Por eso y por tantas cosas,  Señor,
te doy gracias, bendigo tu nombre,
avanzo en tus sendas, proclamo tu Palabra,
y, hoy como ayer, te digo:
¡Tú eres el Buen Pastor!
Apareces siempre
cuando más te necesito.
Amén.
 
P. Javier Leoz
Celebrandolavida.org

2 comentarios:

  1. Paz y Bien *

    hermanita Magda ♥

    Amèn *

    ♥ G ♥ R ♥ A ♥ C ♥ I ♥ A ♥ S ♥

    de todo corazòn !!!

    Bendita seas ♥ *

    un abrazo inmenso como el mar !!!

    Paz y Bien *

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...