Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 21 de marzo de 2012

Quiero aprender

Quiero aprender a escuchar,
quiero escuchar con los ojos y oídos...
con todos los sentidos; pero sobre todo
escuchar con el alma.

Quiero aprender a escuchar
lo que dice el corazón, lo que dicen
los hombres caídos, los ojos tristes,
las manos inquietas.

Quiero escuchar el mensaje
que esconden las palabras,
quiero descubrir la angustia enmascarada,
la inseguridad, la soledad encubierta.

Quiero penetrar en la sonrisa falsa,
la felicidad simulada, la adulación exagerada.
Para descubrir el dolor de cada corazón,
Para descifrar el porqué de las lágrimas.
Poco a poco, quiero y necesito
aprender a amar.

Yo estoy aprendiendo a perdonar,
porque el amor perdona, limpia las heridas,
y borra las cicatrices que la incomprensión
e inseguridad grabaron en el corazón herido.
El amor alivia la herida que dejaron
los pensamientos dolorosos,
no cultiva las ofensas con las piedades
y autocompasión.

El amor perdona, da alivio, extingue
todo el dolor en el corazón.
Yo, paso a paso, estoy aprendiendo
a perdonar, a amar.
Yo estoy aprendiendo a descubrir
el valor dentro de cada vida,
de todas las vidas.

Estoy aprendiendo a descubrir
el afecto y aceptación de las experiencias
duras vividas a lo largo de los años.
Yo estoy aprendiendo a ver en las personas
su alma, y las posibilidades que Dios les dio.
Yo estoy aprendiendo, pero...
cómo es de lento el aprendizaje.
Cómo es de difícil amar como Cristo amo.
Aunque tropezando, yo estoy aprendiendo.

Aprendiendo a poner de lado mis propios dolores,
mis intereses, mi ambición y mi orgullo cuando
estos impiden el bienestar y la felicidad de alguien.
Como es de duro amar... pero quiero hacerlo.
y cada día es mi anhelo aprender a amar
como Cristo me amo, con una entrega absoluta,
sin interés, sin prejuicios y sin dolor...
sino con gozo.

"Por eso, queridos hermanos,
permanezcan firmes e inconmovibles,
progresando constantemente en la obra
del Señor, con la certidumbre de que
los esfuerzos que realizan por él
no serán vanos (1 Co.15, 58).

Fuente:celebrandolavida.org

2 comentarios:

  1. Uf...que alegrón leer esto Magda...cuanta esperanza me das y cuanto que aprender...solo sé que en el Amor acabas comprendiendo el corazón humano y puedes llevarlo a Dios...esa es nuestra tarea....Un abrazo. Me encantan tus entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gosspi...a mi me encanta tus comentarios! Abrazote.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...