Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 18 de marzo de 2012

De nuevo lo mandas, Señor

Obediente para que, en nuestra rebeldía,
regresemos al camino de la fe y del amor.
Con los ojos en el cielo pero, con sus pies en la tierra,
para enseñarnos el sendero de la vida y del perdón.

De nuevo lo mandas, Señor.
Como lo presentaste en Belén,
humilde y desnudo, incomprendido y silencioso,
unido en todo y para todo a Ti.

De nuevo lo mandas, Señor.
A tu Hijo, Jesucristo, que es salvación,
para darnos un poco de luz en la oscuridad.
En la noche en la que confundimos todo,
en las horas que se presentan amargas,
en las pruebas que se nos hacen insoportables.

De nuevo lo mandas, Señor.
Para que, la humanidad, encuentre la Verdad
y, en esa Verdad, seamos libres y no esclavos,
hermanos y nunca más adversarios.
Para que, la humanidad, rota por tantos pecados,
bebamos en la pasión y muerte de tu Hijo,
el gusto redentor del amor bajado de los cielos.

De nuevo lo mandas, Señor, a Tu Hijo.
Para buscarnos, porque andamos perdidos.
Para amarnos, porque vagamos sedientos de amor.
Para protegernos, estamos desnudos de lo eterno.
Para fortalecernos, nos sentimos débiles y huérfanos.

De nuevo lo mandas, Señor.
Lo hiciste en una noche santa y misteriosa de Navidad
y, ahora, lo haces en días santos de pasión y de muerte,
en momentos de silencio y de soledad,
en instantes de amargura, obediencia y entrega,
soportando calzadas sembradas de indiferencia y cerrazón.

De nuevo lo mandas, Señor.
A tu Hijo, a Jesucristo Salvador,
para elevarnos hasta Ti,
para atraernos y llevarnos hasta Ti,
para que no olvidemos que, siendo hombres,
somos tuyos, hacia Ti vamos y en Ti descansaremos.
Amén.

P. Javier Leoz
Fuente:celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...