Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 7 de marzo de 2012

Conversión cuaresmal


Convertirse es recordar que el Señor nos hizo
para sí y que todos los anhelos, expectativas,
búsquedas y hasta frenesíes de nuestra vida,
sólo descansarán, sólo llegarán a su plenitud,
cuando volvamos a Él.

La conversión es la llamada insistente
de Dios a que asumamos, reconozcamos
y purifiquemos nuestras debilidades.

La conversión es ponernos en el camino
de rectificar los pequeños o grandes errores
y defectos de nuestra vida, con la ternura,
la humildad y la sinceridad del hijo pródigo.

La conversión es entrar en uno mismo
y tamizar la propia existencia a la luz del Señor,
de su Palabra y de su Iglesia y descubrir todo
lo que hay en nosotros de vana ambición,
de presunción innecesaria, de limitación y egoísmo.

La conversión es cambiar nuestra mentalidad,
llena de eslóganes mundanos, lejana al evangelio,
y transformarla por una visión cristiana
y sobrenatural de la vida.

La conversión es cortar nuestros caminos
de pecado, de materialismo, paganismo,
consumismo, sensualismo, secularismo
e insolidaridad y emprender el verdadero
camino de los hijos de Dios, ligeros de equipaje.

La conversión es examinarnos de amor
y encontrar nuestro corazón y nuestras
manos más o menos vacías.

La conversión es renunciar a nuestro viejo
y acendrado egoísmo, que cierra las puertas
a Dios y al prójimo.

La conversión es mirar a Jesucristo
y contemplar su cuerpo desnudo, sus manos
rotas, sus pies atados, su corazón traspasado
y sentir la necesidad de responder
con amor al Amor que no es amado.

Y así, de este modo, la conversión, siempre
obra de la misericordia y de la gracia de Dios
y del esfuerzo del hombre, será encuentro
gozoso, sanante y transformador con Jesucristo.

P. Javier Leoz
celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...