Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 25 de marzo de 2012

Que no me aproveche, Señor

De tus soportales sagrados para vivir cómodamente,
anunciando que, creo en Ti, pero sin vivir en Ti.
Sólo entonces, oh Señor,
te pido que vengas en mi ayuda,
que inclines y vuelvas las mesas de mi autosuficiencia,
para que, siendo humilde, contemple tu grandeza,
y amándote, considere lo que me rodea poco o nada.

Que no me aproveche, Señor.
De tu clemencia, siempre constante y oportuna,
para repetirte cómo y cuándo me has de dar,
a cambio de cuánto y para qué me has de dar.

Que no me aproveche, Señor.
De la buena voluntad de los que creen,
permaneciendo en la sombra de tus atrios santos,
sin indicarles el camino que conduce hacia Ti.
Que no sea, Señor, tropiezo ante el que te busca.
Que no sea, Señor, egoísta en mi servicio,
ni busque, entregándome y siguiéndote.
otra cosa que no sea el brindarme por Ti y para Ti.

Que no me aproveche, Señor.
De tus caminos, para buscar sólo mi senda.
De tus moradas, para convertirlas en mi casa.
De tu silencio, para cargarlo con mis ruidos.
De tu suelo, para profanarlo inútilmente con mis ideas.

Que no me aproveche, Señor.
De los que quieren llegar a Ti,
distrayéndoles de tu santa mirada.
De los que peregrinan hacia Ti,
vendiéndole signos contrarios a tu presencia.
De los que quieren hablarte y rezarte,
confundiéndoles con mi voz o con mis gritos.

Que no me aproveche, Señor.
Y que sepa amar, respetar
y cuidar los aledaños que conducen
a tus brazos de Padre, a tu Palabra de amigo,
a tu voz con y en el Espíritu.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...