Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 4 de septiembre de 2016

Mi Misericordia desea colmar tu corazón. Ábrelo.


Hijo mío, tienes que morir a ti mismo para ser mi discípulo. Tienes que morir y ser enterrado como el grano para estallar de vida en santidad. Tienes que odiar, hijo. Sí, entiéndeme bien. Odiar, en aquel sentido de desprendimiento y desapego. No puedes poner tu corazón en el mundo, en bienes materiales, en las personas ni en ti mismo, porque esto solo te hiere y frustra más.

Si quieres seguirme, niégate a ti mismo, esto es, no pienses más en ti, carga tu cruz, abrázala y sígueme. La puerta que conduce a la condenación es amplia y ancha; en cambio, la que conduce a la vida eterna es estrecha. Debes dejar tu corazón únicamente en Mí, debes confiar en Mí, tu Dios, que todo lo puede.
Confiesa tus pecados a mi representante en la tierra, el sacerdote, come y bebe mi Carne y Sangre oculta en el Sacramento, llama a mi Madre y ámala con todo tu corazón. Persevera, sé fiel y te prometo la vida eterna. Mi Palabra es veraz y no mentirosa. Si tu confianza es grande, y tu esfuerzo por alcanzar la santidad constante, mi generosidad y mis gracias no tendrán límites.

Mi Misericordia desea colmar tu corazón. Ábrelo.

Del Facebook de Alejandro María

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...