Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 24 de agosto de 2015

El gran Amén



Amén es una palabra hebrea, difícil de traducir a nuestro idioma.

Amén equivale a sólido, duradero, seguro.
Amén es una bella exclamación que significa
"Así es", "estoy de acuerdo", "estoy cierto".

Amén es un grito de fortaleza y de seguridad.
Es una expresión de fe, de entusiasmo, de alegría.

Amén es la invocación que todos los creyentes dirigen a Dios: los cristianos, los judíos, los musulmanes.

El amén, dicho en la misa, ratifica la unión de quienes configuran la Asamblea litúrgica: Obispos, presbíteros, diáconos y laicos.

Amén es algo más que un "así sea", resignado y conformista.
Amén es un compromiso que se ratifica.
Amén es el plebiscito de toda la asamblea que clama a Dios a pleno pulmón para aceptar su palabra y para urgirle que cumpla sus promesas. (Ap. 1,7; 22, 10)

Amén es la palabra que Dios se aplica a sí mismo, para garantizar lo que promete (Is. 3,14; 65, 16), y la que sirve al mismo Jesús para definirse como el "Sí", como el "Amén" de Dios para nosotros. (Ap. 3, 14)

Amén es la palabra que usa Jesús, y que emplean con frecuencia los evangelios. (30 veces en Mateo, 15 en Marcos, 16 en Lucas, 25 en Juan)

Amén es la voz que resonaba en la liturgia de los apóstoles.
(Rom. 1,25; 1Cor. 14, 16; 1 Ped. 5, 11; Ap. 5, 14)

Amén, decían en el siglo II los cristianos, como cuenta el mártir San Justino: "se presenta pan, vino y agua, y el que preside eleva oraciones y acciones de gracias, y el pueblo aclama, diciendo: "Amén". (1 Ap. 67)

Para Dionisio de Alejandría, en el siglo III, los tres actos del culto eucarístico eran: "escuchar la acción de gracias, responder el Amén y comulgar". (Hist. Ecl. VII, 9, 4)

Tertuliano, en África, protestaba contra los que gritaban en favor de los gladiadores, con los mismos labios que habían dicho "amén” a lo Santo.

San Jerónimo habla de que las basílicas romanas retumbaban cuando se cantaba el Amén, como si en ellas hubiese estallado una tempestad. (Ad. Gal. II)

Agustín de Hipona pensaba que en el idioma del cielo sólo había dos palabras importantes: Amén y Aleluya.
Aquella para admirar al Dios que se nos revelará, y ésta para alabarlo.

Jesucristo es el "Sí" absoluto y universal; el sí de las promesas divinas, el sí de las aspiraciones humanas, el sí de los oráculos proféticos, de las esperanzas de Israel, de los suspiros de todas las naciones.

Él es, el sí de la verdad, plenitud desbordante de la vida.
No hay en Jesucristo un No desesperante; en Él todo es sí.

P. José María Bover


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...