Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 10 de agosto de 2015

Cómo nos afecta nuestra actitud



La actitud que tengamos al empezar una actividad, influirá más que cualquier otra cosa sobre el resultado de la misma.

Nuestra actitud ante la vida determina la actitud de la vida hacia nosotros.

Nuestra actitud hacia los demás determinará la actitud de ellos hacia nosotros.

Antes de poder alcanzar la clase de vida que queremos, debemos pensar, actuar, caminar, hablar, y comportarnos de la manera propia de quien queremos ser.

Mientras más alto vayamos, en cualquier organización de valor, encontraremos una mejor actitud.

El tener en nuestra mente pensamientos positivos, de éxito, marcará la diferencia en el mundo.

Si siempre hacemos que una persona se sienta necesaria, importante, apreciada, esa persona nos devolverá esa actitud.

Parte de una buena actitud es buscar lo mejor en las nuevas ideas.
Así que, busca las buenas ideas en todo.

Las encontraremos en los sitios más maravillosos: en las calcomanías de los autos, en los menús de los restaurantes, en los libros, en las inocentes palabras de los niños.

No anuncies tus problemas personales, probablemente no te ayude en nada, y no puedes ayudar a los demás.

No hables de tu salud, a menos que sea algo realmente bueno.

Transmite una actitud de bienestar.

No te avergüences de compartir una idea visionaria, deseos, y objetivos.

Trata a todos aquellos con quienes te encuentres, como alguien con todos los deberes, derechos y privilegios que corresponden a la especie humana.

La Regla de Oro sigue vigente:
Haz a otros lo que quieres que te hagan a ti.

Ted Wengstrom
 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...