Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 24 de octubre de 2011

Quemar las naves.

Mensaje espiritual 

 


Cuando los conquistadores llegan a un lugar, queman las naves, es decir, prenden fuego a los barcos en que han venido para que ninguno de los tripulantes tenga la tentación de volverse a su patria.
Así debemos hacer también un poco los cristianos, que si nos hemos decidido a seguir a Cristo, tenemos que romper con el mundo, quemar las naves del pasado y de lo que nos ata a los intereses humanos, y dedicarnos a los intereses de Dios, que son su mayor gloria y la salvación de las almas.
En este mundo actual las tentaciones de volver atrás son muchas, puesto que este mundo se vuelve cada vez más enemigo de Cristo y de la Iglesia, y entonces uno siente la tentación de querer pasar desapercibido en todos los ambientes, contemporizando entre lo que es mundano y lo cristiano, entre Dios y Satanás. Y esto no se puede hacer sin traicionar a Cristo.
Por eso es tiempo de que tomemos la sincera decisión de quemar naves, porque ya el Señor nos ha dicho en su Evangelio que quien pone la mano en el arado y mira hacia atrás no sirve para el Reino de los Cielos.
Así que pensemos bien qué vamos a hacer. Pongámonos a pensar como ese rey de la parábola que iba a entrar en combate con otro rey que venía contra él con muchos más soldados, si podemos hacer frente a los ataques del enemigo. Y cuando tomemos la decisión, quememos las naves, y lancémonos a la conquista del Cielo, y de almas para Dios, porque siempre será verdad que quien ama su vida en este mundo, perderá la Vida eterna.
Que los mártires sean nuestros guías, porque por un momento de sufrimiento ganaron una eternidad de felicidad y una gloria imperecedera.


1 comentario:

  1. Tienes razón, hay que quemar las naves, nada de vuelta atrás.
    Saludos en Jesús y María.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...