Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 8 de junio de 2011

Sin título


Le propongo que limpiemos entre todos esta palabra santa, y no toleremos que la irreverencia se extienda
 
Sin título
Sin título
Empiezo a redactar este artículo en la capilla del Centro universitario donde trabajo. En este pequeño oratorio celebraré la Santa Misa dentro de media hora. Entre tanto permanece en penumbra. Para escribir me basta la luz tenue que ilumina el Sagrario.

He puesto una palabra como título. La leo en voz alta y siento la misma desazón que me produce oírla a todas horas: en la radio, en la televisión, en la calle, en las conversaciones más triviales e incluso en ambientes presuntamente cultos. Decido tacharla. Había escrito "La Hostia".

"La Hostia" es una palabra profanada, un vocablo envilecido, contaminado por el vómito de millares de blasfemos que se han ensañado con Ella durante años. No tengo tiempo ni ganas de hacer un análisis sociológico o histórico de la cuestión; pero, en todo caso, ofender a Dios con la palabra siempre me ha parecido un pecado estúpido, una especie de pataleta de adolescente, aunque sea cosa de viejos. Los blasfemos se rebelan contra sus más íntimas creencias con la misma agresividad del quinceañero que escupe a un retrato de su padre para reivindicar su autonomía.

No tan grave, pero sí tan necia como la blasfemia, es la irreverencia consciente, el manoseo torpe o graciosillo del lenguaje sagrado para escándalo de ancianitas o regocijo de clerófobos. La Hostia Santa (tenía ganas de poner este adjetivo) se ha convertido para muchos en un sustantivo "audaz", en un churrete asqueroso del lenguaje progre o en una muletilla mohosa para tartamudos mentales.

Hace un rato, frente al despacho del capellán, un grupo de alumnos de Derecho comentaba el último examen de no sé qué asignatura. Una alumna repitió tres o cuatro veces esta palabra con su correspondiente artículo determinado. Yo no podía verla, y quizá ella tampoco era consciente de que la escuchaba a pocos metros. La chica probablemente no quería ofender a nadie, pero su reducido vocabulario precisaba de un comodín, y por lo visto no tiene otro mejor.

Sin embargo, la Hostia es Jesucristo. No quiero decir que "signifique" la presencia de Jesús entre nosotros; ni siquiera que "esté" escondido en un pedazo de pan. No: el pan ya no existe. La Forma consagrada "es" Jesús, su Cuerpo, su Sangre, su Alma, su Divinidad.

Miro al Sagrario. Todavía faltan diez minutos para la Misa. Dentro de poco tendré la Hostia en mis manos: el Cuerpo glorioso e inmortal de Jesús, que ha querido permanecer con sus heridas abiertas, entregándose eternamente al Padre desde la Cruz, para hacer perenne su Sacrifico.

Por eso, mientras trato de prepararme para celebrar la acción más sagrada y trascendente que podemos realizar en esta vida, pienso en ese Jesús escupido, torturado y humillado que se dispone una vez más a ser Sacerdote y víctima del Sacrificio. Y me pregunto si, tal vez, permitirá tantas ofensas, insultos e irreverencias a su presencia eucarística para poder seguir sufriendo como Hostia igual que sufrió en la Cruz.

He terminado la Misa hace veinte minutos. Hablo con Nacho de todo esto. Él piensa que tengo razón en el fondo, pero que exagero.

— La gente no sabe lo que dice. A mí no me gusta emplear esas palabras, aparte de que soy la mar de tranquilo, pero cuando juegas a basket y te dan un codazo, no sé…, a lo mejor se me escapa. ¿Está mal eso?

— Las palabras salen siempre de algún sitio –respondo–; y nunca son inocuas.

Le propongo que limpiemos entre todos esta palabra santa, y no toleremos que la irreverencia se extienda entre personas que ni siquiera sospechan que ofenden al Señor. Que no vaya de boca en boca como si fuera basura.

— ¿Y qué se consigue con eso?

— Dar gloria a Dios. Y, de paso, reparar por tantas ofensas.

Imagina por un momento que estás en el Huerto de los Olivos con Jesús. Él lleva ya sobre sus hombros todos los pecados de los hombres, y no aguanta más el peso y la repugnancia de ese cáliz terrible. Ha empezado a sudar gotas de sangre… ¿No te gustaría limpiarle la frente y besar su rostro?

Limpiemos al menos su Nombre; no seamos cobardes. 
 
Autor: Enrique Monasterio - Fuente:Catholic.net
  

5 comentarios:

  1. Hola mi querida Magda, tienes mucha razón, incluso en los monasterios te puedo decir que se va perdiendo esa reverencia al cuerpo del Señor y es algo que duele y mucho.
    Sigo orando por tus intenciones.Siempre estoy a tu lado y admiro el trabajo que haces en la red.
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Que la pronunciemos como palabra sagrada.
    Gracias Magda.

    ResponderEliminar
  3. BUENAS TARDES MAGDA, GRAN ENTRADA LA TUYA, FELICIDADES DESDE JAEN, CIUDAD DEL SUR DE ESPAÑA

    ResponderEliminar
  4. Pues estoy totalmente de acuerdo contigo Magda...no tengo reparos en llamar la atencion a quien lo dice delante de mi...me sale del alma y sin violencia...en esto he tenido que ejercitarme porqie me heria el oirla decir....y si, esta tarea es urgente y hay que hacerla.....un abrazo y animo ...no exageras nada.....animo y con santa naturalidad a limpiar nuestra boca de maledicencias y blafemias..........Es el segundo mandamiento: No tomaras el Nombre de Dios en vano no?, pues eso.

    ResponderEliminar
  5. Una refexión muy profunda. Como bautizados estamos llamados a anunciar y a denunciar. Y lo haz hecho de una manera impecable

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...