Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 2 de junio de 2011

La pereza se paga caro


Recordar que la pereza se paga caro nos lleva a buscar la actitud contraria: diligencia.



Voy a buscar un plato en el armario de la cocina. Abro la puerta más cercana. Los platos quedan del otro lado. Para no abrir la otra puerta del armario, prefiero meter la mano por la izquierda y sacarlos de lado. En mi movimiento, el plato choca contra un vaso que cae al suelo hecho pedazos.

Escenas como la anterior ocurren con frecuencia. Para ahorrar esfuerzos al final provocamos daños que nos llevan a trabajar el doble o incluso más. Sólo cuando vemos el estropicio recapacitamos: “¡con lo fácil que hubiera sido abrir la otra puerta y sacar el plato con más seguridad!”

Detrás de la pereza se esconden, muchas veces, prisas y deseos de lograr resultados fáciles. Por lo mismo, si quitamos las prisas y si tenemos una actitud interior de sana prudencia y de disponibilidad al esfuerzo, lograremos no sólo que no caigan vasos (o relojes, o cuadros, u otros objetos de valor) sino que las cosas salgan un poco mejor en casa, en la oficina, con los amigos.

Recordar que la pereza se paga caro nos lleva a buscar la actitud contraria: diligencia. Desde la misma podremos reflexionar con calma qué camino es más seguro, cómo coordinar nuestros movimientos, qué prevenciones hay que seguir para no dañar a otras personas. Nuestros ojos y nuestras manos colaborarán para que los gestos y las palabras sean adecuadas, para que los resultados se consigan con menos peligros y sin perjudicar a nadie.

De un modo tan sencillo, conseguiremos que ese “plus” de tiempo y de energías que ponemos en cosas pequeñas (traer un plato de la cocina al comedor) o en cosas grandes (comprar este objeto ahora o dejarlo para una mejor situación en la economía familiar) produzca un buen rendimiento. No perdimos tiempo, lo invertimos de un modo más inteligente y productivo.

No siempre, es justo recordarlo, saldrán las cosas a la perfección: al abrir la otra puerta del armario a veces chocaremos con la esquina de un cuadro que descolocó un familiar inquieto. Las coincidencias llevan a imprevistos y sorpresas a veces dolorosas. Pero al menos tampoco lloraremos por haber sido precipitados y perezosos. Lo cual, en un mundo donde la propaganda hace que todo parezca fácil y donde nuestro propio cuerpo busca siempre el mínimo esfuerzo, ya habrá sido una conquista importante.


¡Vence el mal con el bien!

Autor: Fernando Pascual, L.C. 
Fuente: Virtudes y Valores

1 comentario:

  1. Muy buena entrada, Magda. Me ha gustado mucho.
    Hoy en dia se habla poco o nada de las virtudes con las que luchar contra nuestros vicios. Se agradece que alguien se atreva a comentarlo.
    Un abrazo, linda.
    :O)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...