Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 13 de diciembre de 2015

No parece tan grave.



El pecado no parece tan grave, pues siempre el demonio trata de mostrárnoslo encantador y apetecible, de modo que, como lo hiciera en el Paraíso terrenal con Eva, muestra el pecado como tentador y sin ninguna gravedad, incluso lo muestra como un bien.
 
Es por eso que uno a veces peca tan fácilmente, y vemos en el mundo que el pecado reina en la sociedad.
 
Sin embargo Dios no miente y no puede engañarnos, y nos ha dicho que por un solo pecado grave, se merece un infierno eterno de penas inconcebibles para el sentido humano. Y que por un pecado venial o leve, uno puede pasar siglos en el Purgatorio, si muere sin satisfacer a la Justicia divina.

Es lo mismo de siempre: el demonio muestra agradable el pecado, y nosotros, los hombres, caemos mil veces en sus trampas, y no aprendemos, sino que paulatinamente vamos apagando los remordimientos de conciencia, que son un don del Espíritu Santo que nos llama a salir del fango.

Pero como Adán y Eva después del pecado, también nosotros, después que hemos pecado, reflexionamos, pues generalmente después del pecado viene un momento de reflexión, y nos damos cuenta de que no merecía la pena. Pero la tentación es tentación, y cuando más uno la rechaza, tanto más provocativa se vuelve. 

Esto hay que saberlo porque estamos en gran peligro ya que si pecamos mortalmente nos espera una eternidad de tormentos.
 
Y si queremos tener una visión justa de lo que significa y es el pecado, miremos a la Cruz de Cristo, lo que Dios mismo tuvo que sufrir para salvarnos de él.
 
Yo creo que si bien el tormento de los condenados será tremendo en los sentidos, y también por haber perdido a Dios; el mayor tormento será el haber desaprovechado el Sacrificio del Hijo de Dios que quiso salvarlos, y ellos, por un placer de pocas horas, han perdido todo para siempre, siempre, siempre.
 
Realmente se puede decir que el que peca es un loco, pues si tiene fe y sabe a lo que se expone pecando, tendría que temblar y estar más precavido.

Pero es que la fe es débil, y entonces las realidades no se ven como las ve Dios, en su verdad, y así el diablo arrastra al abismo a incontables almas. Que no sea la nuestra una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...