Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 21 de diciembre de 2015

Carta al hombre y la mujer en Adviento



Querido hombre y mujer:
He escuchado tu grito de Adviento.
Está delante de mí.
Tu grito, golpea continuamente a mi puerta.
Hoy quisiera hablar contigo para que repienses tu llamada.
Hoy te quiero decir: ¿Por qué Dios preguntas?
¿A qué Dios esperas?
¿Qué has salido a buscar y a ver en el desierto?

Escucha a tu Dios, mujer y hombre de Adviento:
"No llames a la puerta de un dios que no existe,
de un dios que tú te imaginas...
Si esperas... ábrete a la sorpresa del Dios que viene,
y no del dios que tú te haces...

Tú, hombre y mujer, todos, tenéis
siempre la misma tentación:
hacer un dios a vuestra imagen.
Yo os digo, Yo Dios de vivos,
soy un Dios más allá de vuestras invenciones.

Vosotros salís a ver dónde está Dios...
os dicen: "aquí está” pero no lo veis,
y os sentís desanimados porque Dios
no está donde os han dicho...
Y Dios está vivo, pero vosotros
no tenéis mentalidad de Reino:
no descubrís a Dios en lo sencillo.
Os parece que lo sencillo es
demasiado poco para que allí esté Dios.
Sabedlo: Yo, el Señor Dios,
estoy en lo sencillo y pequeño...

Hombre y mujer de hoy y de siempre:
deja espacio a tu Dios dentro de tu corazón.
Sólo puedo nacer y crecer donde mi Palabra es acogida.
Qué tranquilo te quedas, haciendo lo que hay que hacer
porque haciendo las cosas de siempre
evitas la novedad del Evangelio.

Pero Yo te digo que tu corazón queda cerrado,
y tus ojos incapaces de ver el camino
por donde Yo llego.
No te defiendas como haces siempre.
No te escondas bajo ritos vacíos.
Hombre y mujer, si me esperas,
deja de hacerme tú el camino
y ponte en el camino que
Yo te señalo por boca de los profetas.
Abre el corazón a mi Palabra.
Yo, tu Dios, te hablo.

P. Javier Leoz
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...