Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 8 de diciembre de 2015

Inmaculada Misericordia



¡Madre! El Eterno Padre, te edificó pura de arriba abajo,
en pensamiento, palabra, cuerpo y alma,
para este tu pueblo que, hoy, te ve y te reza: ¡Inmaculada!

Inmaculada y llena de misericordia.
No supiste, oh Madre, sino ser ofrenda permanente.
En Nazaret, con un “sí” lo dijiste y lo hiciste todo.
En Caná, con un “haced” tu mano pudo más
que la intención de Aquel que el agua en vino transformó.

¡Misericordiosa e Inmaculada!
Siempre al lado de nosotros y, siempre, buscándonos.
En las cruces cuando nos pesan demasiado
y, en los atajos del mundo, cuando nos perdemos demasiado.
En las ideas, cuando a Dios dejamos de lado
y en las obras cuando pretendemos un mundo a nuestro antojo.

¡Inmaculada y con infinita misericordia!
Así Dios te dispuso y así, Dios, te creó.
Para Él lo fuiste todo y, para Él, te diste en todo.
Por Él tu cuerpo fue arcilla en sus manos
y, con Él, hiciste un Dios humanado a los pies del mundo.
¡Cómo no darte gracias, Virgen Inmaculada!
Tu ser y tu hondura te delatan: sólo sabes dar.
Tú beldad y tus ojos encandilan al Dios de las alturas
y, tu obediencia, sencillez y ternura
proclaman la grandeza que anida en Ti.

¡Inmaculada llena de misericordia!
Llena de Dios, que es todo corazón,
y vaciándote de Dios para traérnoslo al mundo.
Llena del cielo, para esta tierra fría
y cálida en tus entrañas para darnos al Salvador.
Así, Virgen Inmaculada, eres Tú.
No dejes, en este Año Santo Jubilar,
que neguemos lo que –desde  Dios y ante Dios­ nos hace eternos:
el amor sin límites y la  generosidad sin cuentas.
Que de tu mano, Virgen Inmaculada,
sepamos descubrir, acoger y pregonar
a Aquel que, en tu morada virginal,
se hizo carne y, luego, se dejó adorar.

¡Siempre  Inmaculada! ¡
¡Siempre  misericordiosa Madre!
 
P. Javier Leoz
                                       Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé


Oración a la Virgen de Caacupé
"Santísima Madre de Dios y madre nuestra,
desde vuestro Santuario de Caacupé cubrid con vuestro manto protector
a vuestros devotos y a todo el Paraguay.
Interceded por nuestros padres y bienhechores,
por los desvalidos y todos los necesitados de perdón y misericordia.
Proteged a nuestra Santa Madre la Iglesia
y alcazad luz a los magistrados para
que hagan justicia y haya paz entre los hombres.
Después de la gracia particular que os pedimos,
alcanzadnos también la gracia
mayor de preservar en nuestra Fe
y en vuestro Amor,
para así merecer la realización de
la promesa que Nuestro Señor Jesucristo
nos hiciera cuando dijo:
"El que persevere hasta el fin se Salvará."
A Vos pues, Madre querida,
clamamos para que nos obtengáis tan singular favor.
Amén."
(Pídase la gracia particular).





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...