Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 3 de noviembre de 2014

Una escalera al cielo




Dios me dijo que tenía que subir por una escalera...le dije que cuántos escalones tendría que subir y me dijo que tantos cuantos yo quisiera.

Le pregunté también que si esta escalera era frágil o fuerte,para yo subirla, y me dijo que eso también dependía de mí. También le pregunté que si tendría que subirla solo o habría gente que me ayudaría en la subida.

Él me respondió que solamente por cada escalón que yo subiera, Él me dejaría una flor diferente y que cada vez yo la olería más hermoso y la vería más radiante, y que para cada hijo suyo sólo habría una escalera

Yo le pregunté: que me pasaría si me caía alguna vez de ella; me respondió, que aunque pareciera que me caía, jamás perdía los escalones ya subidos y tampoco dejaría Él de colocarme su flor, y que si superaba las caídas mirando siempre hacia el cielo y tomándome de su mano, entonces el dolor desaparecería de inmediato y a cambio yo tendría muchas sonrisas de sus ángeles y un abrazo muy fuerte paterno, y que María me mostraría con su silencio, la prudencia que debería tener frente al dolor y la humildad para aceptar todas las cosas que no podría cambiar.

Yo le pregunte que cuándo y cómo sabría que ya había subido todos los escalones para llegar a Él, y me dijo que no importaba esa respuesta, porque lo importante ante sus ojos no era cuántos escalones iba a subir o si iba a llegar, sino la fortaleza y el amor como lo hiciera.

También le pregunte por mis hermanos de humanidad, que si yo los veía sin querer subir, si yo podría hacer algo para que lo lograran, y me respondió:
"Pon tu sabiduría siempre al servicio de los demás que yo te estaré dictando cómo poder hacerlo y cuando lo logres, tu escalera se hará más fuerte
y mis brazos alrededor tuyo los sentirás más amorosos."

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...