Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 12 de febrero de 2014

¡Ese es Jesús!



La luz que, en la en la oscuridad,
indica y asegura el sendero de la auténtica vida,
de la gracia, frente al pecado,
de la bondad, frente al mal.

¡Ese es Jesús!
Razón de existencia,
cuando languidecen las promesas del mundo.
Noticia, y de la buena,
ante presagios inciertos o malos augurios.

¡Ese es Jesús!
Golpea a la puerta, y sin imposición alguna,
espera nuestra respuesta.
Viene para enseñarnos el rostro de Dios.
Un Dios vivo, eterno, divino y humanado.
Un Dios que, por darse tanto,
quiere caminar a una con nosotros,
aquí en la tierra, en nuestro pequeño mundo.

¡Ese es Jesús!
El que, al nacer en Belén, con aliento divino,
desplaza toda tiniebla y la noche indefinida.
El que, siendo pequeño, nos hace grandes.
El que, siendo grande, ante Él somos pequeños.

¡Ese es Jesús!
Necesitado, como hombre, de nuestro cariño
y ofreciendo, como Dios, amor eterno         .
Recibiendo, como hombre, nuestras ofrendas,
y repartiendo, como Dios, gracias divinas.

¡Ese es Jesús!
La luz del mundo, aunque el mundo se resista.
La luz del hombre, aunque el hombre mire a otro lado.
La luz del corazón,
aunque esté inclinado hacia otros dioses.

¡Ese es Jesús!
Conocido y amado por millones de hombres.
Acogido y rechazado por otros tantos.
Proclamado por miles de heraldos de nuestro tiempo.
Aclamado y bendecido, renegado y perseguido.
Pero, su luz, nunca la podrán sofocar
todos los destellos del mundo.
Amén.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...