Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 20 de abril de 2013

María, Madre de la Iglesia en crecimiento






“María, Madre de la Iglesia”: el titulo es admitido y especialmente celebrado desde la publicación del capitulo 8 de Lumen Gentium (de Vaticano II), pero puede ser todavía más explícito si se afirma que María es “Madre de la Iglesia en crecimiento”. 

En efecto, el papel de María en su misión materna no para en la dimensión histórica de su responsabilidad respecto al Hijo del Altísimo que dio a luz por la obra del Espíritu Santo, quien crió y educó. La gracia de su maternidad se manifiesta en el haber dado a luz a Cristo en el corazón de los nuevos discípulos. Participa pues espiritualmente y realmente en la vida materna de la Iglesia en crecimiento […] 

Esta reflexión sobre María Madre de la Iglesia en crecimiento nos lleva a considerar de nuevo la relación de la Iglesia con el mundo que ha sido entendida muchas veces de una manera exclusivamente dialéctica: o bien la Iglesia huye al mundo entre tinieblas o bien la Iglesia se cansa en el mundo para transformarlo a pesar de él. 

Esta visión de crecimiento y de engendramiento nos lleva a ver las cosas de manera más justa y más profunda. Es lo que nos recuerda el padre Michel Corbon: 
“La Iglesia no está sólo en el mundo, localmente y temporalmente. En verdad, es el mundo que está dentro de la Iglesia como dentro del seno materno donde está en gestación hasta que nazca, transfigurándose en su Reino. Es en este sentido, tan positivo y lleno de esperanza, que se ha de entender el gemido de la Iglesia que nos llega desde las primeras generaciones cristianas: “¡Que termine este mundo y que venga tu gracia!” (*) 

La Iglesia no mantiene con el mundo una relación de confusión o de oposición, sino de parto (Rm 8). La evangelización y la nueva evangelización no pueden concebirse sin esta visión de una Iglesia, cuerpo de Cristo que nace y renace en el amor y el fuego del Espíritu Santo para la Gloria del Padre. 



(*) CORBON, Michel, Esto se llama la aurora. Homilías litúrgicas, prefacio de Olivier Clément, Ediciones de las Beatitudes, Nouan-le-Fuzelier, 2004, p. 14.  



Padre Mario Saint-Pierre,
sacerdote y teólogo, María, Madre de la Iglesia en crecimiento, publicado el 16 de septiembre de 2009
http://cellules-evangelisation.org/spip.php?article184








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...