Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 7 de mayo de 2012

Unido a Ti, y luego vendrá lo demás


Como sarmiento, fundido a Ti Señor,
seré yema de perdón y de reconciliación.
Ante un mundo penetrado por el rencor,
sabré que Tú me envías a ser instrumento de tu amor.
Porque  sin Ti, Señor, la vida es corta
y, los días de esa vida, son fruto que despuntan
pero, a la vuelta de la esquina, pronto se malogran.
Por ello, Señor, que primero esté unido a Ti.
Que  no me preocupe tanto de lo que hago
ni, tampoco Señor, de aquello que no hago.
Que, acercándose la noche, siempre me pregunte:
¿He  estado unido a Ti, Señor?
Y,  entonces, sólo entonces… el fruto amanecerá
en  las ramas de mi vida.
Y, entonces, sólo entonces… el fruto aparecerá
sabiendo que de Ti viene y en mi florece.

Unido a Ti, luego vendrá lo demás.
Porque siento que, muchas veces Señor,
me detengo en mis propias fuerzas,
considero que, todo lo que acontece,
se debe a mi esfuerzo y talento,
a mi sudor y empeño,
a mi inteligencia, creatividad e impulsos.
Porque siento que, muchas veces Señor,
soy amo de mi propia hacienda
cuando, en realidad, es toda tuya.

Unido a Ti, luego vendrá lo demás.
Que no me preocupe tanto, Señor,
de  si trabajo mucho, poco o demasiado.
De si, mis desvelos, son fecundados por los éxitos.
De si, mis siembras, dan lugar a innumerables cosechas.
De si, mis palabras, mueven conciencias o corazones.
Que, ante todo y sobre todo, esté unido a Ti.
Y, entonces, sólo entonces,
amanecerá el fruto en la rama de mi generosidad,
aparecerá el fruto en el sarmiento de mi pobre vida,
brotará el fruto en el tronco de mi fe sin fisuras,
explotara el fruto en el vástago de mi esperanza.
Si, Señor, unido a Ti… y luego vendrá lo demás
porque, Tú Señor, eres artífice, savia,
empuje, vida y sangre que corre por mis venas.
Amén.

P. Javier Leoz
Fuente:celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...