Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 26 de mayo de 2012

AMEN A MI SANTA MAMÁ!

CM-137 26-Mayo-1997 

Jesús
Hija Mía, escribe para que el hombre sepa de Mi Madre. Virgen antes y luego de haberme concebido, Virgen antes y después del parto, siempre Virgen Ha sido Ella. Gabriel la saludó por Mí y Yo la estimé digna de Mí, porque en Ella había depositado la grandeza de Mi Bondad, la plenitud de la Gracia y la belleza de Mi Amor.

Misterio, se dice, el Amor de Dios todo Amor, misterio para los hombres, menosprecio para el infierno, invocación en el Purgatorio.

Misterioso el Amor con el cual amé con predilección a María, pero evidente en sus fines para ustedes no es del todo clara la grandeza de Mi Madre, más aún, es como fulgor que deslumbra y ofusca, pero sepan Mis fines con respecto a Ella y a ustedes, Sus hijos. No les es oscura sino patente Mi predilección por María.

YO PUDE HACERLO Y LO HICE COMO DIOS QUE SOY: ELEGIRME MI MADRE, HACERLA JUSTAMENTE COMO LA QUERÍA, BELLA EN TODO SENTIDO, SANTA E INMACULADA EN ALMA Y CUERPO, ¿Quién sabrá Mis desvelos con los cuales la puse a Mi misma altura? ¿Quién sabrá el Amor con el cual Me sometí a Ella, antes que a ustedes? Podrán soñar mucho, ¡pero no lograrán abrir este misterio tan evidente y no obstante tan oculto a los ojos de ustedes!

Si a uno de ustedes le fuese dado elegir una madre, antes de nacer, ¡qué no haría para que ella sea de su total agrado! Yo quise que Mi Omnipotencia hiciese surgir a La que debía engendrarme, como un astro brillantísimo y glorioso en el firmamento de los Cielos. Le di inmensos dones antes y después de Su Maternidad, le conferí todo lo que se debía en relación con Mi Divinidad. Por eso amo a María de un modo particular, más aún, muy singular.

La primera mujer pecó, María divinizó; Eva llamó a Satanás, María llamó a Dios. Y Yo Me hice Su Hijo, concediéndole inmensas Gracias y Amor. Por tanto, una mujer trajo el pecado al mundo, pero otra Me trajo a Mí al mismo mundo. Si se tuviera que pronunciar el elogio de María en la tierra, Yo no diría “nueva Eva”, porque Mi Madre no es una nueva Eva, sino la única mujer que, sin conocer la culpa de Eva, llegó a ser Madre Mía. Este es el título que La pone al igual con Mi Padre, con la sola diferencia de la generación eterna para el Padre y de la generación humana para Ella.

Sin embargo inclusive AL ENGENDRARME EN LA TIERRA SIENDO YO ENTERAMENTE DIOS, «MARÍA ENGENDRÓ NO SÓLO AL HOMBRE SINO TAMBIÉN A SU DIOS». A NINGUNA OTRA CRIATURA SE LE HA CONCEDIDO ESTE HONOR Y EN ESTO CONSISTE la singularidad. Más aún, EL PRIVILEGIO DE SU VIRGINIDAD, le fue dado por ésta particular consideración, YA QUE AL CONCEBIR AL HOMBRE, DEBÍA DAR A LUZ DESPUÉS AL HOMBRE-DIOS.

Les hablo a ustedes, Sus hijos, porque espero mucho su cordial amor hacia Ella y hablo para que Sus mayores grandezas no queden completamente ignoradas; HABLO PARA QUE SU BELLEZA SEA MÁS ESTUDIADA, COMO CONVIENE A HIJOS AMOROSOS.

Es el mes de mayo oigo coros de hombres que elevan alabanzas a María. Yo Soy Su Hijo, fui hombre como ustedes y Me uno a sus coros, pero como Dios Yo mismo les infundo las alabanzas que dan a María. En el Cielo, después, estaremos tan unidos que Mi alabanza resonará directamente en ustedes y su alabanza será la Mía.

«AMEN A MI SANTA MAMÁ, DENLE ALEGRÍA Y YO GOZARÉ EN USTEDES, PORQUE AL AMARLA A ELLA PROPIAMENTE ME AMAN A MÍ QUE LA AMÉ CON PREDILECCIÓN».
__________________________________
LA GRAN CRUZADA DE LA MISERICORDIA
Cochabamba – Bolivia (1997)
Edición: 1-Julio-1999
IMPRIMATUR + Mons. René Fernández Apaza, Arzobispo de Cochabamba, 2 de abril de 1998

Alejandro María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...