Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 24 de mayo de 2012

Cómo vivir con la paciencia



El cielo no se gana con sufrimiento, sino con paciencia.

Ni los santos, ni los mártires se santificaron con lo que
sufrieron, sino a través de la paciencia con que soportaron
sus penas.

Es decir, que lo que santifica no es tanto lo que se sufre,
cuanto el espíritu con que se sufre.

Todos sufrimos, y sin embargo no todos somos santos. 
Es que todos sufrimos, pero no todos sabemos sufrir.

Cristo padeció lo indecible, pero lo hizo con un amor infinito,
si no hubiera tenido paciencia se hubiera frustrado
toda su obra de redención.  De manera que el sello irrefutable
de su amor en el sacrificio fue, precisamente, su paciencia.

Cristo tuvo paciencia para nacer en un miserable establo,
paciencia al tener que huir de Herodes, paciencia
en la pobreza de su vida entera, paciencia al ser calumniado,
paciencia en el instante de la traición, paciencia al ser vendido
miserablemente, paciencia ante su juez y acusadores,
paciencia en la flagelación y vía crucis, paciencia
al ser crucificado y despreciado, porque la paciencia
es la señal exterior de que se sufre por verdadero amor.

Más vale una hora de paciencia que un día de sufrimiento. 
El verdadero amor no se manifiesta con besos, cariños,
halagos, ni siquiera con pequeñas o grandes atenciones
personales. Todo esto puede llegar a ser convencionalismo,
buena educación.

El amor se conoce si es sincero, teniendo paciencia. 

Has de tener paciencia de ti mismo, no siempre esto
resulta fácil. Has de tener paciencia de los demás
y tampoco esto puede hacerse con facilidad. 
Has de tener paciencia de los fenómenos naturales:
frío, calor, vientos, lluvias, etc. todo eso forma tu vida,
la existencializa, y, en consecuencia, es así como Dios
quiere que vivas.

Has de tener paciencia con tus propias limitaciones,
trata de superarlas, pero cuando ya te convenzas
de que excede algo tu capacidad, quédate tranquilo
y ten paciencia.

Deja que Dios haga lo que tú no pudiste hacer,
pero no dejes hacer a Dios lo que hubieras podido hacer.

No pretendas hacer lo que los demás pueden
y les corresponde hacer, pero haz tú lo que a ti
te corresponde y lo que los demás no alcanzan a hacer.

celebrandolavida.org

1 comentario:

  1. Magda reflexivo y completo texto sobre la paciencia, y en este mundo actual si que debemos colmarnos de ella. Buen jueves

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...