Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 25 de julio de 2011

Mensaje de confianza

Propósito. 
Cuando San Pedro, saltando de la barca, se lanzó al encuentro del Salvador, caminó con firmeza sobre las olas. El viento soplaba con violencia. Las olas ya se levantaban en torbellinos furiosos y socavaban en el mar abismos profundos. La vorágine se abría delante del Apóstol. Pedro tembló; dudó un segundo. Y así comenzó a hundirse... “Hombre de poca Fe, le dijo Jesús, ¿por qué has dudado?”.
He ahí nuestra historia. En los momentos de fervor nos quedamos tranquilos y recogidos junto al Maestro. Viene la tempestad, el peligro absorbe nuestra atención. Desviamos entonces la mirada de Nuestro Señor para fijarla ansiosamente sobre nuestros sufrimientos y peligros. Dudamos... y luego nos hundimos. 
 (De "El Libro de la Confianza", P. Raymond de Thomas de Saint Laurent) 
Comentario: 
Hagamos un propósito. Cuando nos lleguen los problemas, las tentaciones y los miedos, tratemos de confiar en el Señor. Porque es fácil confiar en Dios en los momentos de bonanza y de consuelo espiritual, pero lo difícil es confiar cuando las cosas parecen que salen al revés de como las planeamos.
Simplemente cuando las cosas se compliquen, digámosle a Jesús: “Yo confío en Ti”. Digámosle a María: “Madre mía, confianza mía”; y aunque no sintamos los efectos de la confianza en nosotros y sigamos sintiendo miedo, habremos hecho un acto de confianza en Dios y en su Madre, y nos alegraremos después que pase la tormenta por ese acto valeroso que hicimos en medio de la oscuridad.
Solo una cosa es necesaria: la confianza en Dios. Si tenemos confianza en Dios, entonces lo tenemos todo. Porque pase lo que pase, nosotros estaremos anclados en esa confianza imperturbable y todopoderosa, porque está depositada en Dios, que es Todopoderoso y para quien no hay imposibles.
Si hacemos algo mal, hagamos como los niños que hacen algún lío, que confían en que su padre lo puede solucionar. Así también nosotros, cuando hagamos algo malo o muy malo, y echemos a perder lo que con tanto sacrificio estábamos construyendo, o que otros estaban construyendo, acudamos a nuestro Buen Padre Dios, que todo lo puede arreglar. Lo único que no tiene arreglo es la condenación eterna en el Infierno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...