Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 31 de julio de 2011

Estamos tan apurados...

Diario vivir

En esta vida moderna estamos y andamos tan apurados, que nos olvidamos de socorrer a los que sufren y caen a nuestro lado, moribundos, sufrientes, desilusionados.
Hay un ejemplo muy lindo en el Evangelio, en la parábola del Buen Samaritano, que es ejemplo de lo que no debemos hacer. Porque a veces sucede que hasta estamos en las cosas de Dios, rezamos, vamos a Misa, comulgamos, pero nos olvidamos de socorrer a los pobres, a los enfermos, de enseñar al que está en la oscuridad de la ignorancia. Y entonces procedemos como ese sacerdote y ese levita de la parábola, que al ver al hombre herido, pasaron de largo; en cambio el samaritano lo socorrió.
También nosotros debemos seguir con las prácticas religiosas, pero dándole un corazón compasivo y misericordioso, para que esas prácticas nos lleven a ser más buenos y caritativos, ayudando a quien lo necesita.
A veces nos olvidamos hasta de nuestros propios parientes que sufren, y como la caridad bien entendida comienza por casa, es bueno que reveamos esa situación y pensemos si no podemos hacer algo al respecto para mejorar.
Tenemos que ser buenos y misericordiosos, porque nos conviene a nosotros mismos, puesto que Dios ha prometido que será misericordioso con quien haya practicado la misericordia.
No nos olvidemos que las apariencias engañan, y que en el pobre que nadie quiere, está Jesús en persona, y lo que le hacemos al pobre, se lo hacemos al mismo Cristo.
Tengamos presente que si ahora despreciamos y no socorremos a los pobres y necesitados, serán ellos los que estarán en la puerta del Cielo, esperándonos, para decirle al Señor que no nos deje pasar y que nos eche a las tinieblas.
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...