Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 26 de marzo de 2011

María se revela a los pequeños.

Verdadera Devoción a María

María se revela a los pequeños. 

[26] Si yo hablara a ciertos sabios actuales, probaría cuanto afirmo sin más, con textos de la Sagrada Escritura y de los Santos Padres, citando al efecto sus pasajes latinos, y con otras sólidas razones, que se pueden ver largamente expuestas por el R. P. Poiré en su Triple Corona de la Santísima Virgen.
Pero estoy hablando de modo especial a los humildes y sencillos. Que son personas de buena voluntad, tienen una fe más robusta que la generalidad de los sabios y creen con mayor sencillez y mérito. Por ello me contento con declararles sencillamente la verdad, sin detenerme a citarles los pasajes latinos, que no entienden. Aunque no renuncio a citar algunos, pero sin esforzarme por buscarlos. Prosigamos. 
(del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María)  

Comentario: 

Ya dice Jesús en el Evangelio que los secretos de Dios les son revelados a los pequeñuelos, a los que son como niños, a los sencillos. Y nosotros somos de estos, porque amamos a María y nos consagramos a Ella, porque sabemos que en la Virgen hay secretos maravillosos que el Altísimo puso allí y están esperándonos a que los descubramos, viviendo con fidelidad la consagración que le hemos hecho o que le haremos. Porque María no se deja ganar en generosidad para con sus fieles y devotos, y si nosotros le damos uno, ella nos devuelve cien. Confiemos en María y abandonémonos confiados en sus manos, que llegaremos a buen puerto.

¡Dulce Corazón de María!
¡Sé la salvación del alma mía!


VERDADERA DEVOCIÓN A MARÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...