Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 19 de julio de 2017

A los pequeños.




Evangelio del día.


Jesús dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, habiendo ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes, las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Reflexión:

Por eso aunque no hayamos hecho cursos bíblicos ni estudios de teología, quizás por ser pequeños y sencillos podemos entender mejor el Santo Evangelio más que uno que está hinchado con su ciencia.

A Dios le agrada revelarse a los pequeños, y por eso elige a los sencillos y los que son niños de corazón o de edad.

Sobre todo hay que conservar la virtud de la pureza de mente, cuerpo y corazón, porque los niños son puros y si Dios se revela a ellos y a los que son como ellos, es porque son puros, porque como dice una de las Bienaventuranzas: Felices los puros de corazón porque verán a Dios.

Ya desde esta tierra verán a Dios y lo conocerán. Porque si bien a Dios Padre solo lo puede conocer perfectamente el Hijo, por ser Dios como el Padre; así también el Hijo puede revelar a los pequeños el conocimiento del Padre, y esto se logra solo si somos puros.

Por eso veremos que el demonio en estos tiempos inunda el mundo de lujuria e impureza, ya que él bien sabe que los pecados de la carne nublan la inteligencia, tuerce la voluntad y no deja que la Sabiduría se apodere de los corazones.

Ya lo ha dicho la Virgen en Fátima: Los pecados que más almas llevan al Infierno son los pecados de la carne. Así que tenemos que luchar contra estos pecados porque no solo no nos dejan comprender a Dios y las cosas de Dios, sino que hasta nos dañan en la vida corporal y material.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de ser lo más puros que podamos, en medio de este ambiente corrompido, y para lograr este objetivo tratemos de mirar televisión lo menos posible, porque a través de ella entra el mal por los ojos y corrompe el corazón.

Jesús, María, os amo, salvad las almas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...