Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 6 de marzo de 2015

Derribando muros



No construyas un muro dentro de ti, sal al exterior y contempla desde fuera la grandeza de Dios.

Mira a tu alrededor, escucha el sonido de los pájaros, escucha a aquellos que se dirigen a ti; aquellos que en silencio esperan saborear lo mejor de ti.
Escúchate por dentro y muéstrame tu ser más hondo.

Si sientes que dentro de ti habita un muro de interrogantes, tristezas, soledades... no te quedes arrinconado detrás de él. No huyas de tu propia realidad.

Con frecuencia no sabemos los planes de Dios, pero las cosas no suceden al azar. Plántale cara a aquello que te divide, asómate por encima para ver lo bello que hay al otro lado.

Acepta lo que vive dentro de ti y asúmelo como parte de tu ser. Aunque no lo entiendas o no lo veas Dios está en ti, te habita siempre, pero sobre todo en los momentos más dolorosos e incomprensibles.

Déjame asomarme y ver tu grandeza junto a mí;déjame ver en ti el rostro de Dios,de un Dios que se muestra débil y fuerte a la vez.Déjame saltar y tirar contigo el muro que divide la razón y el corazón.

Cuando el muro se destruye se ve lo que hay detrás de él. Detrás de tu muro estás tú mismo con lo mejor que tienes y que das, está ese mundo que desea compartir contigo los tesoros que Dios ha puesto en ti. Y estoy yo, esperando en silencio, acogiendo, admirando, contemplando...

Toma cada uno de los ladrillos de ese muro,construyamos una casa en la que quepa todo lo que somos, todo lo que Dios nos da. Una casa que albergue la alegría, la tristeza, la emoción, la devoción, la entrega...

Una casa con paredes y con débil tejado,para que podamos desde dentro, estar más cerca de Dios levantando nuestras manos y alabando al Creador.

 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...