Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 16 de octubre de 2014

Soledad fecunda




De vez en cuando, y por un lapso de toda una mañana o de una tarde entera, sumérgete en baños de soledad y silencio. Es una disciplina excelente que fortalecerá tu espíritu y te ayudará a ir encontrándote con tu ser más profundo y verdadero. No le temas a la soledad. Aprende a amarla.

La soledad no existe en realidad para quien sabe poblarla con sus razonamientos y sus meditaciones. Fue el gran poeta español Luis Góngora, quien sabiamente dijo: "A mis soledades voy, de mis soledades vengo, porque para estar conmigo me basta mi pensamiento".

Tampoco le temas al silencio. El silencio vitalizará tu mente y tu sistema nervioso, y dotará de solidez y fuerza expresiva a tus palabras cuando salgas de tus treguas de mutismo y tornes a hablar. No es que la relación social sea mala, ni indeseable la comunicación hablada, pero a veces nos metemos y enredamos demasiado en el ajetreo y la palabrería del mundo. Tiende al equilibrio interno y al reencuentro contigo mismo. Regálate, de vez en cuando baños, de soledad y silencio

Solamente en el silencio y en la soledad se encuentra la paz y la respuesta a todas nuestras preguntas; escucha el infinito y estarás escuchando no sólo tu propia voz, sino también la voz de Dios. La meditación es el acceso, es la puerta que nos comunica con el conocimiento interior.

Muchas veces cuando pedimos algo en oración, nos preguntamos ¿Por qué no se nos concede nada de lo que pedimos? La oración es la manera que tenemos de comunicarnos con Dios, pero la meditación es la forma que tenemos de escuchar su respuesta. ¿Por qué nos empeñamos tanto en fríos monólogos, si tenemos en nuestras manos la capacidad de ir más allá?

http://www.celebrandolavida.org/Principal.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...