Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 3 de octubre de 2014

Que no sea cruel contigo, mi Señor




Que reflexione, si en lo más hondo de mis entrañas,
brota la maldad o la bondad,
abunda la alegría o la tristeza,
el deseo de venganza el ofrecimiento de misericordia.

Que recapacite siempre, Señor,
sobre si soy siervo  o dueño e interesado de tu herencia.
Que nunca, más allá de darte gloria,
me quede con aquello que no me corresponde:
que en lo tuyo, sea siempre dócil y pronto,
que en lo mío, nunca pretenda mi interés,
que en lo tuyo, actúe con diligencia y verdad,
que en lo mío, sea siempre transparente,
que en lo tuyo, sea auténtico y noble,
que en lo mío, no fabrique mi propio “yo”.

Que no sea cruel contigo, mi Señor.
Que no aborte los planes que has diseñado para mí.
Que no obstaculice tu gracia con mis pecados.
Que no frene tu Espíritu con mis malos modos.
Que no esconda los buenos frutos de mi ser cristiano.

Que no sea cruel contigo, mi Señor.
Hazme comprender que, lo que Tú me das,
no es mío…sino totalmente tuyo.
Que a Ti, junto conmigo mismo, ha de volver todo.
Que ante Ti, con lo bueno y lo malo,
he de dar cuentas de lo mucho o poco trabajado.
Que por Ti, he de ser cepa y sarmiento
que, con buen gusto y buena cara,
he de  dar el diez, el veinte o el treinta por ciento

Que no sea cruel contigo, mi Señor.
Que no vuelva la espalda a tantos signos de tu presencia.
Que no presente mil excusas para dejarme llevar por tu Palabra.
Que no viva como si Tú no existieras.
Que no camine dudando, una y otra vez, de si “esto es cosa tuya”.

Que no sea cruel contigo, mi Señor.
No se cumpla mi voluntad, sino la tuya.
No avance por mi camino, sino por tu senda.
No descalifique a los que me rodean, sino que los comprenda.
No trabaje para mi causa, sino siempre para Ti,
para lo tuyo, contigo y contigo, con lo tuyo y para tu Reino.
Amén.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...