Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 15 de octubre de 2014

Las Bienaventuranzas del misionero




Bienaventurado el misionero que vive enamorado
de Cristo, que se fía de Él como lo más necesario
y absoluto, porque no quedará defraudado.

Bienaventurado el misionero que cada mañana dice
"Padre Nuestro", llevando en su corazón todas las razas,
pueblos y lenguas, porque no se conformará
con una vida mezquina.

Bienaventurado el misionero que mantiene su ideal
e ilusión por el Reino y no pierde el tiempo en cosas
accidentales, porque Dios acompaña
a los que siguen su ritmo.

Bienaventurado el misionero con un corazón puro
y transparente, que sabe descubrir el amor
y la ternura de Dios sin complicaciones,
porque Dios siempre se le revelará.

Bienaventurado el misionero que reconoce y acepta
sus limitaciones y debilidades y no pretende ser invencible,
porque Dios se complace en los humildes.

Bienaventurado el misionero que sabe discernir
con sabiduría lo que conviene callar y hablar en cada
circunstancia, porque nunca tendrá que arrepentirse
de haber ofendido a un hermano.

Bienaventurado el misionero que no puede vivir
sin la oración y sin saborear las riquezas de la Palabra
de Dios, porque esto dará sentido a su vida.

Bienaventurado el misionero que anuncia la verdad
sobre Jesucristo y denuncia las injusticias
que oprimen a los hombres, porque será llamado
profeta de los signos de los tiempos.

Bienaventurado el misionero que sabe asumir
y valorar la cultura de los pueblos, porque habrá entendido
el misterio de la Encarnación.

Bienaventurado el misionero que tiene tiempo para hacer
felices a los demás, que encuentra tiempo para los amigos,
la lectura, el esparcimiento, porque ha comprendido
el Mandamiento del Amor y se conoce humano y necesitado.

Hna. María Virginia Ciette

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...