Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 19 de mayo de 2014

Reflexionando sobre el Purgatorio


Lo hacemos al mismo Dios. 

I. Nunca llegaremos a comprender lo suficientemente claro que una limosna, pequeña o grande, dada en favor de las almas sufrientes, se la damos directamente a Dios. El acepta y recuerda como si se la hubieran dado directamente a Él mismo. Así, todo lo que hagamos por ellas, Dios lo acepta hecho para El. Es como si lo aliviáramos o liberáramos a Él mismo del Purgatorio. En qué manera nos pagará!
(Del libro “Léeme o Laméntalo”) 

Reflexión: 

Cuando ayudamos a un alma del Purgatorio estamos ayudando al mismo Señor, pues si Él ha dicho que estaba en los pobres y en los más débiles, ¿quién más pobre y débil que un alma que padece en el Purgatorio, que no puede hacer nada por sí misma y que necesita de la caridad de otros para poder salir de esa prisión de fuego y alcanzar el Cielo?

Por eso lo que hacemos a las Benditas Almas, Dios lo toma como hecho a Sí mismo, y nos dará un premio tan pero tan grande, que no podremos contenerlo en nosotros y necesariamente deberemos derramarlo entre los hermanos. Seremos como un receptáculo de gracias escogidas, y como acueductos entre Dios y los hombres, pues transmitiremos las gracias desde Dios hacia los hermanos.

¡Y lo mucho que harán las Benditas Almas por nosotros y por los nuestros, si es que nos decidimos a socorrerlas!

Así que el mejor negocio que tenemos entre manos es ayudar a las Almas del Purgatorio, porque es una gran obra de caridad, y nos conviene sobremanera a nosotros mismos.

Así como en el mundo hay ciertos secretos para realizar obras en corto tiempo y recibir muchas ganancias; así también el secreto de ayudar a las Ánimas del Purgatorio, nos llenará de tesoros de todo tipo, incluso materiales, cuando ello no sea obstáculo a nuestra salvación y santificación.

No esperemos más tiempo, y lancémonos a ayudar a las almas que están detenidas en el Purgatorio, porque es la mejor ocupación que podemos tener los católicos en este mundo, y es el trabajo mejor remunerado por Dios y las Ánimas.

http://www.almasdelpurgatorio.santisimavirgen.com.ar/reflexionando_sobre_el_purgatorio.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...